•  |
  •  |

Miles de nicaragüenses dijeron adiós a sus fiestas patronales en honor a Santo Domingo de Guzmán, en una celebración donde se mezclaron rezos y bailes de promesantes, ritos católicos y paganos. Las fiestas culminaron hoy con la tradicional "dejada" de la imagen del santo, que mide 18 centímetros de alto, hacia su altar en el santuario en Las Sierritas, ubicado al sur de Managua.

La multitudinaria peregrinación de "Minguito", de unos doce kilómetros, partió del templo Santo Domingo, en el antiguo casco urbano de la capital, destruido por el terremoto de 1972, donde la imagen permaneció diez días.

Durante el recorrido, que según fuentes de la policía aglutinó a unas 600.000 personas, los nicaragüenses pagaron promesas con ojos vendados, caminaron de rodillas, se pintaron con aceite negro y se disfrazaron de indígenas o esclavos africanos. Algunos comerciantes pidieron misericordia al santo por el incendio en el mercado Oriental, el 1 de agosto pasado, que causó cuantiosos daños materiales.

La imagen de Santo Domingo fue "dejada" a su santuario en Las Sierritas en una base muy pesada que trasladaron en sus hombros y bailando lentamente los llamados "cargadores tradicionales", en medio de disparos de cohetes y la música folclórica. En los últimos diez días, la capital nicaragüense vivió un ambiente de jolgorio con estallidos de petardos, música folclórica interpretada por bandas filarmónicas y de las marimbas de arco que llegaron siglos atrás de África.

En las fiestas agostinas, que se remontan al año 1886, también se celebran desfiles hípicos, a los que concurren la clase más pudiente del país, dirigentes políticos y otras figuras públicas, para saludar a Santo Domingo. El desfile de montados salió esta tarde de las orillas del Lago de Managua y terminará en un lujoso hotel donde se celebrará una fiesta.

Unas 4.500 personas, entre policías y ex pandilleros juveniles, además de miembros de la Cruz Roja y cuerpos de bomberos, fueron destacados para prestar seguridad y servicios durante las fiestas patronales de Managua.