Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Durante un poco más de cuatro horas, la Procuraduría interrogó ayer al diputado liberal Eduardo Montealegre sobre su participación en la renegociación de los Cenis. Montealegre reiteró que no renunciará a su inmunidad, mientras el procurador penal, Iván Lara, insistió en que la investigación amerita prioridad y deber resolverse “en corto tiempo”.

La entrevista es parte de una investigación que la Procuraduría General de la República inició luego de que la Contraloría determinara presunción de responsabilidad penal a los seis miembros del Consejo Directivo del Banco Central durante el gobierno de Enrique Bolaños, entre ellos Montealegre, quien fungía como ministro de Hacienda y Crédito Público.

Con esto, el gobierno está presionando más a Montealegre, a quien la Fiscalía le está revisando sus cuentas bancarias después de que un juez ordenó levantar el sigilo. Lara desechó la posibilidad de investigar a los funcionarios que emitieron los Cenis en el gobierno de Arnoldo Alemán, pues “eso le corresponde a la Procuraduría Civil”, y, además, argumentó, están concentrados en la resolución que la Contraloría presentó el año pasado.

La entrevista fue básicamente técnica. Según Lara, fue un cuestionario de “rigor que se practica en todos los aspectos de interés del proceso, como la renegociación de los Cenis, la subasta (de los bienes de los bancos quebrados), (la emisión de) los cupones cero y la venta de las acciones” que Montealegre tenía en el Bancentro.


“Juicio político”, dice Montealegre
El interrogatorio concluyó faltando diez minutos para la hora en la que estaba previsto que la Alianza Liberal Nicaragüense (ALN), organización que Montealegre preside, y el Partido Liberal Constitucionalista (PLC), firmarían una alianza para las elecciones municipales.

Para Eduardo Monteale-gre, las investigaciones son parte del inicio de un juicio político, y por eso, en caso de que lo acusen, no renunciará a su inmunidad. “Di las contestaciones claras y creo que los procuradores quedaron muy claros”, expresó Montealegre a los periodistas, después de responder el extenso cuestionario en el que también estuvo presente el procurador de Finanzas, Luis Morales.

El diputado liberal estuvo acompañado de un pequeño grupo de simpatizantes que agredió a una de las funcionarias de la Procuraduría, quien les hizo muecas. Como los “demócratas tampoco son cotos”, según dijo Enrique Quiñónez, quien estaba presente al momento del incidente, la trabajadora de la Procuraduría recibió un bolsazo de agua en la cabeza, que le empapó la cara.