•  |
  •  |
  • END

Debido a la falta de inversión para restaurar y dar mantenimiento a por lo menos 29 plantas de tratamiento de aguas residuales que Enacal administra en el interior del país, miles de nicaragüenses que habitan en sus alrededores podrían verse expuestos a una situación similar a la que atraviesan los pobladores de La Paz Centro, por lo que según directivos de la Aguadora urge que se inyecten por los menos 200 millones de córdobas para evitar el colapso de esas infraestructuras.

En conferencia de prensa brindada la tarde de este martes, la presidenta de Enacal, Ruth Selma Herrera, reveló que en el interior del país hay por lo menos 29 plantas de tratamiento de aguas negras que no reciben ningún tipo de inversión para restaurar y brindar un mantenimiento adecuado, debido que la Aguadora no cuenta con los fondos suficientes.

Plantas al borde del colapso

“Para el tema de las planta de tratamiento de aguas servidas no nos da la cobija, y yo les mentiría que Enacal tiene 200 millones de córdobas para eso. Significaría que en tres meses seguidos de colecta, nosotros dejemos de pagar la luz y el personal… en cualquier momento podemos tener este mismo fenómeno (derrame de las aguas servidas) en León, en Chinandega, en Rivas, en Carazo”, refirió Herrera.

Agregó que todas estas plantas ya no tienen capacidad para colectar más y más aguas de distintas conexiones, pues se han venido sumando industrias agropecuarias, chancheras, quesilleras, y para colmo la población tiene la cultura de tirar la basura en las alcantarillas que conducen directamente a las pilas sépticas, lo que provoca daños en sus infraestructuras.

La funcionaria apeló a los diputados ante la Asamblea Nacional para que desembolsen, como lo hacen con Unión Fenosa, un subsidio de 33 millones de córdobas mensuales para proceder a restaurar y darle mantenimiento a las pilas sépticas administras por Enacal. “A ver si así nos dan el subsidio que nos deberían estar dando desde 2007, y que todavía no lo recibimos”, afirmó.

Herrera también resaltó que existe un déficit en la colecta de las facturas que emite esa empresa, pues según ella, de unos 100 millones de córdobas que deberían recuperar al mes, sólo colectan 80 millones, y a pesar de eso se pagan 85 millones de córdobas mensualmente en facturas del servicio eléctrico a Unión Fenosa y a la Empresa Nicaragüense de Electricidad, ENEL, además de la planilla de los trabajadores de la Aguadora.

Prometen solución a La Paz Centro

Pese al anuncio que hizo Herrera, la funcionaria dio una buena noticia para los pobladores de La Paz Centro y de Nagarote, que habitan en los alrededores de las dos plantas de tratamiento ubicadas en esos municipios.

“Acabamos de conseguir que el gobierno nos haga una transferencia de recursos, de los que Enacal ya tenía para otros proyectos. Dentro del techo presupuestario que Enacal tenía, nos han autorizado por esta emergencia que nosotros podamos tomar seis millones de córdobas para restaurar las plantas de La Paz Centro y la de Nagarote”, dijo Herrera.

Al respecto, el ingeniero Edwin Sandoval, responsable de gestión ambiental de Enacal, refirió que se trata de un proyecto valorado en unos 2 millones de córdobas, y aunque comenzará a ejecutarse este lunes, será hasta dentro de unos cinco meses que iniciarán el proceso de reversión de las aguas que salen de las pilas sépticas.

El proyecto, según Sandoval, consiste en conducir el agua tratada que sale de la planta a una tubería de 12 pulgadas que estará ubicada a lo largo de unos 2.6 kilómetros al suroeste de las pilas, además de cumplir con las normas ambientales del país, que incluyen desinfectar el líquido y clorar el agua. Para eso, el funcionario solicitó el apoyo de la alcaldía de La Paz Centro.