Lizbeth García
  •  |
  •  |
  • END

Treinta días tiene la representante de la iglesia Poder de Dios, Leticia Cruz Zamora, hasta el 21 de septiembre, día del juicio oral y público, para preparar su defensa o en su defecto, dejar de hacer ruido, porque la Procuraduría General de la República, PGR, la acusó por perturbación.

El juez octavo Local Penal de Managua, Celso Urbina, admitió la acusación y programó el juicio que será el primero de este tipo en ventilarse desde 2005.

Como el delito ocurrió antes de que se aprobará el nuevo Código Penal, en 2007, la PGR tipificó provisionalmente el caso como delito por “contaminación por ruido”, recogido en el artículo 9 de la Ley 559, Ley Especial de Delitos contra el Medio Ambiente y los Recursos Naturales.

En la actualidad, el Código Penal lo tipifica en su artículo 534 como “Perturbación por ruido”, y señala que quienes perturben a las personas con el ruido que producen, más allá de los niveles permitidos por la ley, serán sancionados con 10 ó 30 días multas, o 10 ó 30 días de trabajo en beneficio de la comunidad.

El caso fue denunciado por la PGR ante el Ministerio Público en 2007, pero fue hasta este año que la Fiscalía Ambiental resolvió desestimar la denuncia, por lo que la PGR apeló ante el superior jerárquico del Fiscal que desestimó la denuncia; por lo que una vez agotada la vía administrativa ante el Ministerio Público, la Procuraduría interpuso acusación particular autónoma, agrega la pagina Web de la institución.

El escrito acusatorio señala que los hechos ocurrieron en Residencial Jardines de Veracruz, donde se encuentra ubicada la iglesia Poder de Dios, cuyas actividades “generaban excesivos y ensordecedores ruidos que perturbaban el descanso, el sosiego y la tranquilidad de los vecinos aledaños a la Iglesia”.

Entre los habitantes de Jardines de Veracruz que han sufrido afectaciones sicológicas como resultado de las actividades, están: Orlando José Reyes Lanuza, Martha Jarquín Solórzano y Winston Curtis Duarte.

“La PGR, con la nueva tipificación que aparece en el Código Penal, estará acusando por contaminación acústica en aquellos casos de gravedad, en los cuales las víctimas directas padezcan alguna lesión sicológica o auditiva ocasionadas por exposición al ruido”, señaló Hernán Estrada, Procurador General de la República, por medio de la página Web de la PGR.