•  |
  •  |
  • EFE


El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, calificó hoy como "buena señal para la paz" la liberación de Clara Rojas y Consuelo González de Perdomo, secuestradas desde hace seis años por la guerrilla colombiana FARC.

Ortega se refirió a la liberación de ambas rehenes durante un largo discurso en la Asamblea Nacional, ante la cual presentó hoy un informe sobre su primer año de gobierno.

El líder sandinista dijo que antes de llegar al hemiciclo legislativo tuvo información de la liberación de la ex candidata a vicepresidente de Colombia Clara Rojas y la ex legisladora Consuelo González de Perdomo, liberadas en un lugar del Guaviare, selvático departamento colombiano, del que es capital San José del Guaviare, distante de Bogotá 340 kilómetros por carretera.

Ortega felicitó a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) por dar ese paso, que, insistió, "es una buena señal para la paz".

Clara Rojas, madre de un niño que concebió en cautividad, permanecía en manos de los rebeldes desde el 23 de febrero de 2002, cuando fue secuestrada junto a la ex candidata presidencial Ingrid Betancourt, también nacional francesa, en tanto que Consuelo González de Perdomo estaba cautiva desde el 10 de septiembre de 2001.

Ambas conformaban el grupo de 45 secuestrados, incluidos tres estadounidenses, que las FARC pretenden intercambiar por medio millar de rebeldes presos, entre ellos dos extraditados a Estados Unidos.