•  |
  •  |
  • END

Especial para EL NUEVO DIARIO
Una maravilla natural.

Un cañón cuya existencia era conocida únicamente por los vecinos del sector había permanecido hasta ahora ignorado tanto por el público nacional como por la comunidad científica internacional.

El curioso fenómeno natural se encuentra ubicado en la comarca de Sacaguacal, en la finca del señor Holman Aguilar Sovalbarro, y forma parte del río La Soledad. El cañón ha sido hasta ahora reconocido o inspeccionado tan sólo en el curso superior del río, y está pendiente de ser explorado en su curso inferior. Se desconoce la extensión total de esa formación.

En la actualidad existe gran revuelo e interés por parte de algunos entendidos entre los cuales ha trascendido la noticia. Según los estudiosos del tema, este cañón no ha sido nunca mencionado en los textos que describen la geografía, geología o hidrografía de Nicaragua.

El cañón de San Pedro es más accesible al viajero si entran por la comunidad de Lóvago, a la altura del kilómetro 168 de la carretera a El Rama.

Tal como se puede apreciar en las fotografías, los acantilados del cañón están conformados de material pedregoso, blanco o blancuzco. La formación de esta garganta natural se origina presumiblemente en el período prehistórico. Sin embargo, a la fecha, no se encontraron vestigios de la cultura precolombina.

Habitáculo de grandes peces

Las aguas son transparentes, tranquilas y profundas, y están habitadas por grandes cardúmenes o bancos de peces de color blanco-plateado, de casi un metro de largo, los cuales huyeron antes de que los exploradores tuvieran oportunidad de fotografiarlos.

Un curioso rasgo de este lugar es la existencia de ciertos pasajes angostos donde es posible cruzar de un lado a otro del río saltando sobre altos peñascos que se encuentran ubicados en las márgenes opuestas.

Existe ya entre los funcionarios del municipio de San Pedro de Lóvago la preocupación de preservar el área declarándola una reserva natural, a fin de evitar que se continúen talando los bosques ubicados en sus alrededores.

El lugar representa un atractivo turístico de gran potencial, ya que puede ser recorrido con facilidad, y realizar actividades recreativas tales como pic-nics, camping, natación, buceo y snorkeling, etc.

Fauna variada

En esta zona existe una variada fauna que incluye venados, cusucos, guardatinajas, monos, zorros cola pelada, ardillas, conejos y otros.

En la actualidad los propietarios de fincas aledañas emplean las aguas del cañón para abrevar al ganado. Sin embargo, esta práctica debería suspenderse, ya que las reses tienden a deteriorar el entorno ecológico al consumir la vegetación existente.

En geología un cañón es un accidente geográfico provocado por un río que, a través de un largo proceso, excava en un terreno sedimentario una profunda hendidura de paredes casi verticales. Es, pues, un desfiladero ensanchado por la prolongada actuación de los procesos de erosión fluvial.

El cañón de San Pedro sufre variaciones en su cauce, que oscilan entre los ocho metros y un metro y medio. En cuanto a su profundidad, ésta se aproxima en algunos lugares a los dos metros.