•  |
  •  |
  • END

Fuentes allegadas al sistema penitenciario revelaron que el propósito de los reos mexicanos del Cártel de Sinaloa por quedarse en Nicaragua y no ser extraditados a su país de origen, los ha llevado a intensificar sus pretensiones de escapar del sistema penitenciario de Tipitapa, conocido como La Modelo, donde han establecido una especie de feudo, comprando toda clase de prerrogativas.

Según las mismas fuentes, se valen de medios como el soborno a funcionarios del sistema y del reclutamiento de reos comunes para integrar el círculo de seguridad que les rodea.

Los sancionados de origen mexicano David Ricardo Alvarado Zazueta, José Juvenal Mendoza González, Luis Valle Serrano, Jesús Flores Vega, Arturo Gaspar Rubio, Juan Rosales Castañeda, Emiliano Rodas Pérez y Carlos Arvizures Rodas, condenados a 12 años de prisión por narcotráfico, no descartan ninguna forma de fuga, incluyendo la aérea.

Pugna en el Poder Judicial

Se sabe, agregaron las fuentes, que hay pugnas “interesadas” en el Poder Judicial, unos para enviarlos a México y otras para retenerlos en Nicaragua.

Los reos temen que en México sean extraditados a EU o les pasen cuentas internas.

Labor de reclutamiento

Familiares de algunos reos comunes denunciaron que sus internos reciben propuestas de integración al cártel y algunos beneficios, pero prefieren mantenerse al margen por la alta peligrosidad que representan los mexicanos.

Otro proyecto de sentencia

Mientras tanto, la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia no se ha pronunciado sobre la casación de la sentencia, ya que la magistrada Juana Méndez, encargada de proyectar la sentencia, en el primer proyecto mandaba deportar (cumplir condena en su país de origen) a los mexicanos, y el magistrado Sergio Cuarezma se opuso porque había que respetar el debido proceso y se debía resolver aparte el consentimiento de los reos para sacarlos del país.

La deportación se estaba tramitando en razón del Tratado entre el Gobierno de los Estados Unidos Mexicanos y el Gobierno de la República de Nicaragua, sobre la ejecución de sentencias penales, suscrito en la ciudad de México el 14 de febrero de 2000.

Cuarezma aclaró en su momento que la figura de extradición o deportación no caben, sino la de traslado de reo, pero que se tenía que cumplir con los requisitos establecidos y uno de ellos es el consentimiento del reo.

La doctora Méndez, en semanas pasadas, dijo que ya tenía nuevamente el proyecto de sentencia del caso Sinaloa, corrigiendo algunas observaciones, y esta semana ya anda de nuevo en firma entre los magistrados.

Mientras tanto, los reos mexicanos continúan con su régimen de seguridad especial, recibiendo visitas conyugales y una que otra visita de mexicanos, aunque muy esporádicamente, aseguró la fuente.

EL NUEVO DIARIO intentó comunicarse con Divulgación y prensa del Ministerio de Gobernación para saber la posición oficial respecto al tema, pero no respondieron.

Pie de foto: Manuel Zapata

Los miembros del Cártel de Sinaloa han establecido una especie de feudo en la Cárcel Modelo.