Amparo Aguilera
  •  |
  •  |
  • END

La Asociación de Padres de Niños y Jóvenes Diabéticos de Nicaragua confirmó ayer que en los últimos ocho meses han muerto siete por diabetes del tipo uno, incluyendo a Brenda María Ruiz, de 26 años, quien falleció el domingo pasado.

“La cifra de fallecidos nos preocupa porque implica un peligroso incremento de la mortalidad causada por esa enfermedad, ya que el año pasado registramos, hasta diciembre, nueve fallecimientos”, indicó Aura Cuadra, presidenta de la Asociación.

De acuerdo con Cuadra, las víctimas murieron por complicaciones originadas por la misma enfermedad. Algunos eran originarios de Managua, otros de zonas como Rivas y Estelí.

Cuadra destacó que los fallecidos venían lidiando con la diabetes desde hacía 10 y 15 años. “Hablamos de pacientes que desde hace rato cargaban con ese mal, y observamos que es inminente la muerte de menores en esa condición si no reciben ayuda”, explicó la representante de la Asociación.

En ese contexto planteó al gobierno y a la sociedad civil “reflexionar seriamente” sobre la diabetes del tipo uno, enfermedad que padecía Brenda y que afecta a varios centenares de niños y jóvenes atendidos por la Asociación.

“Ese tipo de diabetes se ensaña cruelmente con la niñez, causando complicaciones serias, tales como paralización del riñón, ceguera, amputación de las extremidades inferiores, pérdida de la dentadura, afección del
corazón, daños cerebrales y la muerte”, advirtió.

Urge ayuda en pesos y centavos

Agregó que están “conscientes” de que se trata de un padecimiento caro. “Estamos conscientes de que sus complicaciones descapitalizan los hogares, que de por sí tienen condiciones precarias, por eso instamos a la ciudadanía a tener compasión de esta niñez, y la exhortamos a que aporte recursos económicos, dando generosamente lo que pueda para que los niños tengan acceso a los materiales médicos que requieren”, apuntó.

La Asociación destina más de 250 dólares a cada niño diabético, pobre, que atiende. Sin embargo, cuando los menores se complican el gasto supera los 300 dólares, dinero con el que no siempre cuentan.

Actualmente vela por 500 niños que son tratados en el Hospital Infantil “La Mascota”. El Ministerio de Salud (Minsa) les apoya con la insulina, necesaria para controlar la enfermedad, con exámenes de laboratorio y con jeringas.

Los glucómetros y láminas para hacerse el chequeo de los niveles de azúcar en la sangre, para el autocontrol, son facilitados por la Asociación.

Si usted quiere sumarse a esa iniciativa altruista puede recurrir a Aura Cuadra, presidenta de la Asociación. A ella la encuentra en “La Mascota”. O bien, puede llamarla al celular número: 8 873-5469.