Luis Galeano
  •  |
  •  |
  • END

René Ruiz Tablada, Director General Administrativo Financiero de la Contraloría General de la República, CGR, renunció ayer a ese cargo, después de que EL NUEVO DIARIO hizo pública su participación en la autorización de extracción de dinero de un proyecto que financia el BID, para resolver asuntos personales de cuatro empleados, que fueron despedidos por los contralores la semana pasada.

Mientras tanto, el Banco Interamericano de Desarrollo, BID, emitió ayer mismo un comunicado en donde respaldan la decisión de los contralores de despedir a los funcionarios implicados en la malversación de los fondos de ese organismo, pero advirtió que realiza una investigación propia de los hechos, cuyos resultados servirán para tomar “las medidas que correspondan”.

La segunda representante del BID, Rafaela Varela, fue informada por los contralores del caso inmediatamente después que conocieron que cuatro de sus empleados habían sustraído casi 430 mil córdobas de las cuentas del organismo financiero.

Confirmaron renuncia

La renuncia de Ruiz Tablada fue confirmada por el presidente de la CGR, Guillermo Argüello Poessy, quien no quiso emitir opinión sobre la misma, sino que se limitó a decir que sería analizada por el Consejo de contralores hoy en la reunión ordinaria de los jueves.

EL NUEVO DIARIO demostró que el uso de fondos del Proyecto de Modernización de la CGR, que financia el BID, para solucionar asuntos personales de funcionarios del ente fiscalizador, se venía dando desde 2008, con el visto bueno del ahora ex director Administrativo Financiero.

El ex funcionario, quien es amigo cercano al ex presidente Arnoldo Alemán, había sobrevivido a la decisión de los contralores que la semana pasada por mayoría de votos, resolvieron despedir al coordinador del proyecto Henry López Mendoza, Rosaura Cajina Zapata, Rodolfo Rodríguez Ayala y Miguel Ángel Blanco, por haber sacado de cuentas del BID, entre marzo y julio de este año, casi 430 mil córdobas para solucionar asuntos personales.

En la publicación de ayer se demostró que entre julio y agosto de 2008,Rodolfo Rodríguez Ayala había logrado obtener 114 mil córdobas de una de las cuentas del BID, los cuales regresó en diciembre de ese año, todo ello con el visto bueno de la contrafirma en las cuentas, es decir, de Ruiz Tablada. Los sindicatos de la CGR también pidieron a los colegiados sancionar a todos los funcionarios que empañen el trabajo del ente fiscalizador.

¿Negociaron salida?

Pero Ruiz Tablada no se fue solo, pues también junto a él renunciaron ayer Enrique Gómez, quien fungía como responsable financiero y Juan José Núñez, quien era director de Servicios Generales del ente fiscalizador.

Se desconoce de manera oficial las razones que tuvieron estos dos últimos funcionarios para abandonar sus cargos, pero casualmente Enrique Gómez también se encuentra mencionado junto a Ruiz Tablada, en el pago de más de un millón de córdobas para cancelar la reparación de equipos informáticos y fotocopiadoras de la CGR, teniendo como base para emitir centenares de cheques, documentos falsos, entre los que destacan cotizaciones alteradas con borrones, enmendaduras, sin firmas o con firmas, y sellos escaneados .

Sobre este caso, los contralores ordenaron realizar una auditoría especial, que será fallada hoy, en la cual, según nos confirmó uno de los contralores, los auditores recomendaron establecer una presunción de responsabilidad penal en contra de todos los implicados.

Quienes aparecieron mencionados en el caso en aquel momento, además de Ruiz Tablada y Gómez, fueron la ex subdirectora Administrativa Financiera de la CGR, hoy propietaria del Tribunal Tributario Administrativo, Guadalupe Mejía; Álvaro Altamirano Padilla --familiar del vicepresidente de la CGR Luis Ángel Montenegro--, quien fungió como responsable financiero (interino) y Benito Ortiz, responsable de contabilidad
Extraoficialmente se conoció que los contralores liberales Argüello Poessy, Lino Hernández y Fulvio Palma, recomendaron a Ruiz Tablada que renunciara a cambio de no sancionarlo con presunción de responsabilidad penal.

“Yo no tengo nada que negociar, ya se fue el hombre, y lo que se vaya a fallar es lo que dicen los auditores. No hay nada más que decir”, expresó Argüello Poessy, a la vez que recordó que se ordenó una auditoría especial en los fondos del BID para conocer el manejo de ese dinero en 2008 y 2009.

Esta última decisión de la auditoría especial fue tomada por cuatro de los cinco contralores, el único que se opuso fue Fulvio Palma Mora.

Recuadro El comunicado del BID

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) tiene establecidas políticas y mecanismos para asegurar que los recursos destinados a programas y proyectos se ejecuten bajo los más altos estándares de integridad y transparencia.

Por ello, ante la denuncia del Consejo Superior de la Contraloría General de la República sobre malversación de fondos por parte de cuatro miembros de la Unidad Coordinadora del Proyecto, el BID ha tomado las siguientes acciones:
• Respalda completamente la decisión de la CGR de destituir inmediatamente a los miembros de la Unidad Administrativa del Proyecto señalados en la denuncia.

• Ordenó realizar una auditoría especial al proyecto (préstamo 1100/SF-NI) y a la cooperación técnica vinculada a este (ATN/SF-10685-NI) ambas gestionadas por dicha Unidad Administrativa.

• La Oficina de Integridad Institucional del BID (OII) realiza una investigación del caso.

Según los resultados, el BID tomará las medidas que correspondan, incluyendo la reposición de los recursos provenientes del aporte del Banco en ambas operaciones.

El BID reafirma su compromiso de responder e investigar a profundidad denuncias de fraude y corrupción de proyectos y actividades financiadas por la institución.