•  |
  •  |
  • END

Washington y Tegucigalpa
AFP
El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, declaró ayer miércoles que “hay clima” para seguir negociando con el régimen de facto hondureño, a pesar del fracaso de una misión de cancilleres que negoció en Tegucigalpa.

“Hay clima para buscar otros esfuerzos (...) No quiero sacar conclusiones, faltan algunas conversaciones por hacer”, declaró Insulza ante el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA), apenas regresado de Honduras.

“La perspectiva de otras medidas por otros países de este tipo está presente. Eso les preocupa”, dijo Insulza, en referencia al gobierno encabezado por Roberto Micheletti.


Preocupación en Honduras por visas
En tanto, en Tegucigalpa, diversos sectores de Honduras manifestaron su preocupación por la decisión de Estados Unidos de suspender la emisión de visas a los hondureños, debido al impacto que la medida podría tener en la economía del país y por la posibilidad de que las sanciones se incrementen.

Tanto la cúpula del sector privado como los pequeños y medianos productores reconocen que la suspensión de visas podría llegar a afectar el clima de negocios con Estados Unidos, a cuyo mercado se dirige más del 50% de las exportaciones del país.

La disposición de Washington coincidió con el fracaso de una misión de cancilleres de la Organización de Estados Americanos (OEA) que viajó a Tegucigalpa.

“Esto de las visas tiene un efecto negativo muy grande, sobre todo porque afecta la compra de materias primas, que son necesarias para los procesos productivos de la pequeña y mediana industria”, dijo a la AFP el presidente de la Asociación Nacional de la Mediana y Pequeña Industria de Honduras (ANMPIH), Enrique Núñez.

“Esto es consecuencia de la falta de voluntad política del gobierno del señor Micheletti de encontrar una salida política al problema”, aseguró Núñez.

Por su parte, Jorge Canahuati, dirigente de los empresarios de la maquila --actividad que da empleo a unos 140,000 hondureños--, se mostró preocupado por la situación e hizo un llamado a los diferentes actores políticos del país a encontrar una salida “equilibrada” a la crisis.

“Lo mejor para el país” --dijo-- “es que encontremos un punto medio entre las dos posiciones” para evitar un mayor descalabro de la economía, que ha experimentado un fuerte deterioro en los últimos meses.