Máximo Rugama
  •  |
  •  |
  • END

ESTELÍ
Varios pobladores de barrios ubicados en la zona noroeste de la ciudad, donde durante los últimos días han ocurrido una serie de actos delictivos por parte de tipos vinculados a las pandillas, asumieron el compromiso de respaldar a la Policía para que ésta instale delegaciones en cada uno de esos sectores y así contrarrestar la delincuencia común y la narcoactividad.

Decenas de pobladores de barrios como el “Oscar Gámez”, La Unión, “Leonel Rugama” y otros, sostuvieron una reunión con el comisionado mayor Otilio Duarte, jefe de la Policía en este departamento, quien acogió los planteamientos de manera positiva y destacó su voluntad de reforzar las delegaciones policiales en el territorio.

Aclaró que las fuerzas policiales van a golpear de forma contundente a estos grupos que se dedican a alterar el orden público, a provocar daños en la propiedad privada, cuando se enfrentan y lanzan pedradas contra las viviendas o que cometen asaltos y robos en todas sus modalidades.

Dijo que se trata de una minoría de muchachos que, en la mayoría de los casos, son “apañados” por sus padres.

La Policía ha emprendido acciones encaminadas a promover espacios de sana diversión y otras tareas coordinadas con representantes de ONG y entidades públicas, para garantizar puestos de trabajo a los jóvenes de 24 grupos juveniles que hasta hace algunos años operaban en este departamento, pero ahora sólo han quedado entre cuatro y cinco.

En algunos barrios, los pobladores han acordado, por mayoría, asumir una ayuda económica que garantizan a policías voluntarios, aunque también hay personas que se oponen a entregar a la ayuda económica, pero según el comisionado mayor Duarte, eso es normal, porque en tales casos, siempre habrá una o dos personas que adversan lo que decide una mayoría.

Reconoció que por la crisis económica, algunas personas deciden no colaborar, pero aclaró que, contradictoriamente, en la mayoría de barrios quienes menos recursos económicos poseen, son los que están más dispuestos a brindar apoyo.

No obstante, acordó que la seguridad ciudadana beneficia a todos por igual, y que la delincuencia común no pregunta quién es quién en el momento de ejecutar sus acciones.