elnuevodiario.com.ni
  •   MANAGUA  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El gobierno y la oposición de Nicaragua están expectantes ante la visita del representante de la Unión Europea, Stefano Sannino, que determinará el futuro de la ayuda al país, suspendida tras los cuestionados comicios municipales de noviembre. Sannino llegará a comienzos de septiembre para reunirse con distintos sectores nicaragüenses y dialogar, principalmente, sobre la eventual reanudación de la ayuda presupuestaria al gobierno del presidente Daniel Ortega, según informaciones originadas en Bélgica.

Para el gobierno, la visita de Sannino "es una señal positiva" de recuperar la asistencia económica, pero para la oposición es una oportunidad de presionar para obtener garantías de transparencia en futuras elecciones. Las denuncias de fraude por parte de la oposición y de grupos cívicos nicaragüenses provocaron que la UE y países cooperantes que integran el Grupo de Apoyo Presupuestario (GAP) suspendieran parcialmente su ayuda a Nicaragua mientras no se aclararan las dudas.

El vicecanciller Manuel Coronel expresó en el sitio "El 19" su confianza en que se logrará destrabar la ayuda europea al país y juzgó que la visita de Sannino es una señal positiva de que "las cosas van bien". El diplomático añadió que Europa tiene una visión distorsionada por los medios de comunicación de la derecha sobre las elecciones.

Para el el Partido Liberal Constitucionalista (PLC-derecha), la reanudación de la ayuda europea al régimen de Ortega debe pasar primero por obtener garantías de que se celebren en el país elecciones libres y transparentes en futuras elecciones. De "lo contrario, estarían financiando a una tiranía que cada día se aferra más en el poder y que al final puede terminar en un derramamiento de sangre para derrocar al dictador de turno", advirtió el vocero del PLC, Leonel Teller en un comunicado distribuido a la prensa.