•  |
  •  |

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, amplió hoy por 60 días más la emergencia sanitaria por gripe porcina, a fin de que se refuercen las medidas de control y prevención de la pandemia que ha dejado ya cuatro muertos y 855 contagiados, informó el ministro de Salud, Guillermo González, en una rueda de prensa. La disposición fue establecida en un decreto presidencial, en el cual se ordena al Ministerio de Salud (Minsa) adoptar "las medidas de prevención y control necesarias para mitigar el efecto de la epidemia de influenza humana", anunció González.

La acciones serán ejecutadas por los Comités de atención para epidemias, que coordina el Minsa, con el apoyo de de las instituciones públicas y privadas involucradas. La disposición faculta, además, al ministro "prescindir de los procedimientos ordinarios para la adquisiciones de bienes y contratación de servicios" establecidos en la ley para facilitar la compra de medicamentos.

El ministro llamó a las personas obesas, con problemas respiratorios, diabetes, enfermedades crónicas como el asma, afectados con VIH positivo y mujeres embarazadas que presenten los síntomas de la gripe porcina a acudir de inmediato a los centros médicos para que reciban a tiempo su tratamiento antiviral. El virus A H1N1 ha cobrado este mes la vida de cuatro mujeres, desde que apareció el primer caso el pasado 1 de junio. La primera emergencia sanitaria decretada en abril había caducado hace un mes.