•  |
  •  |
  • END

El jefe del Ejército de Nicaragua, general Omar Halleslevens, negó ayer la existencia de grupos paramilitares ligados al gobierno para reprimir a opositores, calificó de “radicales” a las turbas que agredieron recientemente a marchistas de la sociedad civil en el sector de la Catedral, y afirmó que hay que verlos desde el punto de vista de la “calentura política del país”.

“Hemos visto muchas veces el empleo de grupos paramilitares en América Latina, y la historia de éstos es que son grupos que han estado ligados a las fuerzas militares, y en este caso les aseguro que no tenemos conocimiento de formación de grupos paramilitares, ni mucho menos apadrinados ni bajo la sombrilla del Ejercito de Nicaragua”, expresó el general.

Sobre la agresión a grupos de la sociedad civil en Managua, el jefe militar dijo que a esos grupos (agresores) hay que verlos desde el punto de vista de la “calentura política de este país”, ya que a lo interno de cada partido político hay grupos radicales y otros menos radicales.

“Este país tiene una tarima muy caliente, ardiente. Las diferentes agrupaciones políticas tienen componentes menos radicales y otros radicales, y estas actividades que se han dado es parte de los radicales. Sí hemos visto que salen algunas personas con palos, con garrotes agrediendo a otras, pero nada tiene que ver eso con formación de grupos paramilitares”, aseguró el general Halleslevens.

El general aclaró que cuando se refiere a calentura política, se refiere a que Nicaragua vive un ajetreo político constante, y cada uno de los factores “trata de tirar la carta más alta que tiene, y que es una sin fin”.