•  |
  •  |
  • END

Perú solicitó ayer a la Policía Internacional, Interpol, la captura de tres dirigentes indígenas asilados en Nicaragua, entre ellos el líder amazónico Alberto Pizango, quien es acusado por la justicia peruana por los delitos de sedición, homicidio calificado y ataque a las Fuerzas Armadas.

La Agencia Francesa de Prensa, AFP, informó que el pedido incluye a los hermanos Saúl y Cervando Puerta, quienes junto a Pizango recibieron asilo político del gobierno del presidente Daniel Ortega y se hallan desde el pasado 17 de junio en Managua.

Además, la justicia peruana reclama a otros dos dirigentes; Marcial Mudarra y Teresita Antazú, quienes están en paradero desconocido desde hace dos meses.

La decisión judicial enviada a la Interpol reclama la “inmediata ubicación y captura a nivel internacional, con detención preventiva y posterior extradición vía diplomática” de los asilados.

Los cinco dirigentes fueron procesados por un juzgado penal de Lima por los delitos de sedición y motín en agravio del Estado.

Según la jueza del caso, Carmen Arauco, a todos ellos “se les imputa haber hecho en mayo apología a la sedición y motín, ensalzando a la comunidad nativa a adoptar conductas violentas y radicalizar la protesta que se realizaba en Bagua (provincia amazónica al noreste de Perú)”.

Los procesados integran la plana mayor de la Asociación Interétnica de la Selva Peruana (Aidesep), institución que lideró las protestas que en junio dejaron 34 muertos, 24 de ellos policías, en la Amazonia.

Mientras, el gobierno de Nicaragua considera que Pizango es “un perseguido político” de la Administración del presidente peruano, Alan García.