•  |
  •  |
  • END

La ‘traba’ en el nombramiento de los 16 magistrados miembros del Tribunal de Apelaciones, de diferentes departamentos del país, posiblemente se solucione en la primera quincena de septiembre, aseguró ayer Manuel Martínez, Presidente de la Corte Suprema de Justicia.

El retraso en este nombramiento se debe a la falta de consenso entre magistrados orteguistas y liberales, ya que los primeros optan por la reelección de 16 magistrados, pero el segundo bando opta, además de la reelección, por el nombramiento de dos magistrados más.

En declaraciones pasadas, el magistrado Martínez señaló a los magistrados rojinegros de ser quienes atrasan los nombramientos, porque no aceptan que los liberales repongan al magistrado José René Aráuz López, de Matagalpa, que se suicidó el 5 de agosto de 2007.

“Lo que se quiere hacer es cumplir con la ley. El tribunal de Apelaciones de Matagalpa conforme a ley está incompleto, y lo que queremos es que se cumpla con la ley. Está claro que esto está afectando el trabajo en Matagalpa, porque están desiertas también la RAAN, la RAAS y Granada, ¿pero qué se puede hacer? Cuando los órganos son colegiados hay que respetar mayoría y la minoría quedamos mal”, expresó Martínez.

“Eso lo podemos hacer después, la posición nuestra es que nombremos los 16 magistrados y que después discutamos el caso de Matagalpa o aun el de Granada, pero como una cuestión aparte”, dijo Rafael Solís.

Otro puesto que está en el aire es la dirección de la Defensoría, ya que a la doctora María de los Ángeles Mendoza también se le venció el período en julio pasado.

Pero este conflicto posiblemente termine el próximo mes aclaró Martínez, quien también anunció que en septiembre sufrirán otro recorte presupuestario de 20 millones de córdobas.