José Luis González
  •   LEÓN  |
  •  |
  •  |
  • END

El corte energético ejecutado este jueves por la empresa Unión Fenosa en los distintos recintos de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua, núcleo de León, ocasionó pérdidas económicas incalculables y una serie de inconvenientes a centenares de estudiantes, trabajadores administrativos y docentes en dicha institución.

El Consejo Nacional de Universidades, CNU, adeuda desde 2003, una cantidad superior a los cinco millones de córdobas a Unión Fenosa, empresa energética de capital español.

La suspensión del servicio energético podría extenderse a las demás universidades estatales beneficiadas con el seis por ciento, de acuerdo con una fuente del CNU.

“Es una falta de consideración e irresponsabilidad lo que se hizo, independientemente de los problemas económicos o deudas que se tengan, Unión Fenosa no consideró el rol social que cumple la universidad en la sociedad”, aseguró Maritza Vargas Paiz, Rectora de la UNAN-León, tras mencionar que la amenaza de cortes energéticos en las demás universidades estatales continua latente.

La rectora Vargas Paiz denunció que un funcionario de Unión Fenosa le manifestó vía telefónica que el servicio de energía se restablecerá en la universidad hasta que el CNU pague la deuda pendiente.

Según la funcionaria, el monto que se debe a Unión Fenosa es irrisorio en relación con las perdidas económicas, científicas y de investigación que diariamente enfrenta la universidad. “Los efectos directos repercuten en la disminución de la producción y de la economía local; se encuentran paralizadas aulas, laboratorios y centros de investigación”, añadió.

“Unión Fenosa desconoce el tipo de material genético que tenemos en los laboratorios. Podemos perder miles de dólares y una gran cantidad de tiempo invertido en trabajo si el corte energético persiste”, alegó la Rectora.