•  |
  •  |
  • END

Directivos del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh, consideran que los niveles de presión que enfrenta a diario la primera comisionada Aminta Granera no le han permitido ser consecuente con el actuar de la Policía Nacional, y por eso señalaron que la directora de esa institución tiene miedo de dar declaraciones a los medios de comunicación.

“Es evidente que los niveles de presión a los que ella (Granera) está sometida continúan subiendo. Ya tiene hasta miedo de hablar… aunque no lo acepte públicamente, la hacen dar declaraciones erráticas que confunden precisamente sus buenas intenciones con el accionar de la Policía”, dijo ayer la doctora Vilma Núñez, Presidenta del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh.

Esas declaraciones las dio Núñez, luego que Eliseo Aráuz, Raití Juárez y Samuel González, miembros del Movimiento Juvenil Nacional, entregaran un informe al Cenidh sobre las agresiones que los grupos de choques orteguistas han realizado en contra de aquellas organizaciones que no pertenecen al partido de gobierno y que han intentado manifestarse en la calles.

El informe se refiere a más de 20 represiones que datan desde que el presidente Daniel Ortega retornó al poder en 2007, hasta el pasado 22 de agosto, cuando un grupo de jóvenes simpatizantes del disidente Movimiento Renovador Sandinista, MRS, fueron agredidos por simpatizantes orteguistas en la ciudad de León.

Grupos delincuenciales igualitos a paramilitares

Núñez también se pronunció sobre las declaraciones del jefe del Ejército de Nicaragua, Omar Halleslevens, quien aseguró que en Nicaragua no e xisten grupos paramilitares, sino que según él, se trata de grupos que tienen “calentura política”.

“Para responderle al jefe del Ejército, efectivamente, conceptualmente no hay grupos paramilitares, pero hay grupos estatales con características similares y con comportamiento igualito que el de los paramilitares, que son grupos delincuenciales, paraestatales, organizados desde el Estado, con comportamiento y métodos paramilitares”, dijo la defensora de los derechos humanos.

Otro periodista denuncia intimidación

Asimismo, el periodista y miembro de la Coordinadora Civil del Triángulo Minero, Douglas Larios, denunció ante los directivos del Cenidh que las autoridades judiciales y policiales de esa zona han realizado acciones para intimidarlo, debido a que conocen que es parte de esa organización civil, que se ha caracterizado por hacer críticas constructivas al gobierno, además de hacer propuestas económicas y sociales.

Relató que el juez de Distrito de Siuna, Fulgencio Velásquez Guzmán, emitió el pasado 25 de junio una orden de captura en contra de él, y allanamiento a su casa por el “delito de posesión o tenencia de estupefacientes, psicotrópicos y otras sustancias controladas”, en un término 48 horas, pero fue hasta el cuatro de julio que cuatro policías ejecutaron el allanamiento, cuando Larios estaba en Managua. Sin embargo, no encontraron “lo que buscaban”.

Al respecto, Bayardo Izabá, Director Ejecutivo del Cenidh, afirmó que ayer se comunicó con el comisionado Manuel García, jefe de la Policía del Triángulo Minero, y éste le admitió que habían incurrido en la irregularidad de ejecutar fuera de tiempo en el allanamiento.

Invitan a organizaciones de DDHH internacionales

Núñez e Izabá solicitaron a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, CIDH, que reitere la petición que se hizo en el 134 periodo de sesiones, de venir a Nicaragua, para conocer in situ las violaciones de derechos humanos en las que ha incurrido el gobierno. Núñez aseguró que la doctora Isabel Maradiaga, Secretaria Adjunta de la CIDH, está tramitando la visita.