•  |
  •  |
  • END

Gali Solís hace un par de meses hacía lo de siempre: jalaba su carretón de madera, repleto de pantalones y se plantaba desde las siete de la mañana hasta las 6:00 de la tarde, en el sector de la Casa de los Encajes, ubicada al noreste del Mercado Oriental.

Ahora Solís, de 47 años, ni siquiera lo piensa, porque la delincuencia anda suelta en el Oriental, y redujo su horario laboral hasta las 4:00 de la tarde.

“Aquí la seguridad brilla por su ausencia, hay mucho delito, pero nadie se queja”, contó Solís, quien desde una esquina de la calle ve cómo “desmantelan” a los que entran y salen de comprar.

Su venta promedio en el día antes de la robadera llegaba a los 2 mil córdobas “lisos”, hoy apenas redondea los C$ 1 mil. Dinero que no desprecia, pero que debe multiplicar, porque paga ayudante, bodega y al que le da crédito.

Sálvese quien pueda

“Uno aquí viene a cuidarse solo, porque la Policía no pasa y no hay constancia de la seguridad del Mercado”, relató.

A varios metros de Solís, la señora Angelina Meléndez también cuenta sus desdichas. “Los domingos la ida es a las 2:00 de la tarde. Viera cómo se desesperan los ladrones, andan desde la mañana en la arrebatadera”, se quejó.

Huguette Vega, Gerente del Oriental, reconoció que “si bien es cierto, la seguridad del Oriental es bastante difícil, se tiene que recordar que es un mercado grandísimo con más de 10 mil comerciantes en el sistema, más los eventuales y los que tienen sus negocios en propiedades privadas.

Explicó que el centro es un fenómeno particular, pero que han hecho grandes avances en la seguridad con las instancias superiores de la Policía de Managua, para apoyarse con la Estación Cuatro.

El mercado es un monstruo

Informó que conformaron su propio Consejo de Convivencia y Seguridad Ciudadana, donde participan comerciantes, asociaciones, brigadas juveniles en un plan estratégico en diferentes zonas.

El subcomisionado Juan Valle Valle, Coordinador General de Seguridad en los Mercados, también reconoció que hay mucho robo en el Oriental, pero señaló que a la par de esto han hecho varios operativos, y se ha recuperado armas de fuego y cuchillos, principalmente en El Calvario, al norte del mercado.

Con todo, “el mercado es un monstruo, pero se está controlando”, refirió.