•  |
  •  |
  • END

Para las compañías locales no es rentable cubrir en las pólizas estándar muertes por accidentes en moto, porque comparan el riesgo de viajar en este vehículo en Nicaragua con deportes extremos como el alpinismo, artes marciales, lucha libre, caza, tiro al blanco, lanzarse al vacío en parapente y buceo de profundidad.

Incidencia alarmante

Las cifras de la Policía de Tránsito parecen incrementar el temor en las aseguradoras, pues revelan que en el primer semestre de este año hay 349 muertos en colisiones, la mayoría de motocicletas.

El año pasado, por ejemplo, a nivel nacional Tránsito registró 13 mil 42 accidentes, pero de enero a agosto de 2009 las cifras aumentaron a 13 mil 87, o sea, 45 más, sin contar los meses que faltan, y en ellos se destacan los de las motocicletas.

Ninguno de los vendedores o suscriptores de seguros revelaron desde cuándo las aseguradoras desconocen el pago a los beneficiarios de los asegurados que perecen en accidentes de moto y sólo tienen la póliza tradicional.

Debe declararse

Hay varios tipos de pólizas, pero la más extendidas son: la de vida y contra Accidentes Personales Individuales (API).

Las pólizas de vida que extienden las aseguradoras sólo “amparan la muerte accidental y natural” y la API, la muerte en moto como pasajero o conductor, siempre y cuando se haya pagado una prima adicional.

José Enrique Sánchez, Gerente Técnico de Seguros Lafise, negó que las aseguradoras desconozcan el pago de la póliza a los beneficiarios y mencionó que las compañías lo saldan, siempre y cuando el asegurado declaró que viajaba en moto cuando adquirió su póliza.

De esa manera una póliza de accidentes funciona como una extensión del seguro de vida, siempre que el asegurado la pida a la hora de llenar el contrato o bien después por adquisición adicional.

El gerente explicó que si los beneficiarios no reciben la paga cuando el asegurado pasa a mejor vida es porque “probablemente no declaró” a la compañía que viajaba en este vehículo.

“Una persona que adquiere recientemente una moto y nunca tenía moto y tiene su póliza de accidente personal, debe decirle a la compañía de seguro: ‘Me compré una moto y quiero la cobertura’. Con eso se le va a cobrar una prima pequeña, eso no es tan caro”, agregó Sánchez, quien detalló que los “motorizados” están dentro de las “condiciones peligrosas relativas”.

Listo si vas al “ride”

Sánchez también describió que si una persona va al “ride” y fallece en accidente, la aseguradora paga si comprueba que ésta no acostumbraba a viajar en moto.

La gran traba con la póliza de vida “tradicional” es que las aseguradoras la venden como si cubriera todas las muertes posibles, sea colectiva o natural; y es ahí donde los asegurados o los que compran un seguro asumen que los protegerá contra todo tipo de accidente.

Algo que no sucede y a la hora de la tragedia sólo se oye el llanto de los reclamantes que no declararon que viajaban en moto y pagaron la pequeña prima adicional.

“La póliza de vida tradicional cubre el fallecimiento del asegurado por cualquier causa y en términos generales, esa es la cobertura, y existe otra póliza que cubre la muerte, pero exclusivamente accidental”, señaló Sánchez.

Edad, salud y educación

Para saber el nivel de riesgo a cubrir ambos seguros las compañías se basan en la edad, la salud y la ocupación.

En Metropolitana, Lafise, Seguros América e Iniser, el seguro de vida y el de accidente se complementan para cubrir las muertes en motos.

Judith López, suscriptora de seguros de Metropolitana, coincidió con Sánchez y afirmó que en la compañía “no se corren” al pago de la póliza a los beneficiarios del asegurado, siempre que éste cuente con póliza de accidentes.

“Te dieron ride y te accidentaste, si estás cubierto (con seguro de accidente) puedes venir a reclamo”, aseveró López.

Una muerte calificada

En un formato de solicitud de póliza en la página de Seguros América no se reconoce la muerte en motos, pues en el contrato se pregunta: ¿uso de motos?, y el comprador del seguro responde sí o no. Cuando el cliente dice sí, debe indicar y declarar en la siguiente línea la cobertura del riesgo para adquirir la póliza de accidentes personales, que sí contiene el respaldo por muerte en moto, siempre y cuando se pague “un recargo” o extra prima. Si no lo hace, el seguro de vida por sí solo no le va a cubrir este tipo de deceso.

Lo cierto es que las defunciones en motos son tan alarmantes que las aseguradoras preguntan en la póliza de accidentes, casi al pie de la página: ¿Desea cubrir los siguientes riesgos mediante recargo en la prima?, y a continuación, los enumera: viajar como pasajero en helicópteros, avionetas o aviones privados y viajar como pasajero en motocicleta o motoneta.

Fijarse y preguntar

El que solicita el seguro de vida, por tanto, debe leerlo bien, preguntar lo más que pueda sobre las garantías, restricciones, qué casos cubre y cuáles no. Alguien con años asegurado que tenga suspicacias de lo que firmó, puede requerir la información a la aseguradora.

Si el asegurado duda de los términos del contrato “deberá tener la interpretación de la póliza a su favor”, según la Reforma a la Ley 277 o de Instituciones de Seguros y las disposiciones del Código de Comercio, Ley de Títulos Valores y el Código Civil.