•  |
  •  |
  • END

TOLA
Un extenso latifundio que en el Registro Público del departamento Rivas, aparece a nombre de la empresa Gestiones y Negocios Inmobiliarios S.A., Geninsa, de la que el ex presidente Arnoldo Alemán es socio mayoritario, está nuevamente en la mira de los tomatierras que llegan al municipio de Tola.

Las tierras que están en la mira de supuestos campesinos, están ubicadas entre la comarca Cañas de García y El Astillero, en el municipio de Tola, y son parte de la finca “El Abejonal”, que aparece inscrita, en el Registro Público de Rivas, bajo la cuenta registral número 27,759, asiento uno, folio 163 al 183 del tomo 284, y corresponde a una propiedad de 1,043 manzanas.

El proceso de lavado de tierra

De acuerdo con la historia registral, dicha propiedad era inicialmente de 2,166 manzanas, y era parte de los latifundios de Cornelio Hüeck Salomon, quien en diciembre de 1972 adquirió la finca al comprársela a Rodolfo García Medal, pero en los 80 le fue confiscada y posteriormente desmembrada, siendo una de las desmembraciones la venta de 1,274 manzanas a favor de Pedro Suazo Peña y de otras cuatro personas, por la suma de 144 mil córdobas. Dicha venta fue en agosto de 1994.

En septiembre de ese mismo año, la finca la compró a Suazo Peña el norteamericano Benedict Charles Lawson III, quien de acuerdo con cuenta registral adquirió la propiedad por 50 mil córdobas, y en diciembre de 1998, la vendió a Geninsa por la suma de 200 mil córdobas.

Sin embargo, a dichas tierras han llegado “campesinos” de Occidente, del Norte y de Carazo, a tratar de posesionarse de ellas. Los últimos en querer afianzarse en los latifundios de Alemán, fueron supuestos miembros de la Cooperativa caraceña “Olivo de Paz”.

Los echaron

No obstante, los 30 hombres de “Olivo de Paz” abandonaron las tierras después de vivir momentos de tensión con campesinos de Cañas de García, que también pretenden la propiedad del ex mandatario y de su familia, y, por ende, se opusieron a que los caraceños se establecieran en el lugar y los echaron.

Según Eliseo Mena, habitante de Cañas de García, dichas tierras las trabajan desde mediados de los 80, razón por la que pretenden crear una cooperativa llamada “Donald Cruz”, para que se les entregue al menos 200 manzanas de estas tierras que, según él, ocuparían para beneficiar a 82 familias que se dedican a la agricultura.

De acuerdo con Mena, ellos (los pobladores de Cañas de García) ya han entablado conversaciones con abogados de Geninsa, para tratar la entrega de tierras, ya que según él, lo que quieren es que la entrega sea legal.