•  |
  •  |
  • END

Masaya

Tras ser remitido a juicio oral y público, el ex alcalde Carlos Iván Hüeck y varios funcionarios de su administración, por el delito de malversación de caudales públicos, en esta localidad trascienden otros actos anómalos cometidos en su período, que van desde inversiones en proyectos inexistentes y pago a empleados fantasmas, hasta gastos particulares cubiertos en beneficio de sus allegados.

Según el doctor Juan Bosco Ambota, ex concejal sandinista de esa administración, la acción tomada recientemente por la Procuraduría General de la República (PGR) es sólo la punta del témpano en relación con todos los delitos que cometieron estas ex autoridades públicas; "puesto que los incontables actos ilícitos se cometieron desde los primeros meses de 2000, cuando Hüeck tomó el cargo de alcalde, tras ganar las elecciones municipales".

"Recuerdo que el primer abuso que efectúan (refiriéndose a los acusados) es el desembolso de un monto de 250 mil córdobas, de un fondo donado por el Instituto de la Vivienda Urbana y Rural (Invur), destinado a la construcción de casas. Ese dinero fue distribuido entre militantes del Partido Liberal Constitucional (PLC), y al final no fue utilizado para su cometido", señaló Ambota.

Otra de las anomalías, según el entrevistado, fue el pago a empleados fantasmas, que sólo aparecían en planillas, pero se desconocía su procedencia, y nunca se supo en qué proyectos trabajaban o qué cargos ocupaban. Generalmente estas personas percibían salarios que iban de 5 mil a 10 mil córdobas.

Por su parte, el actual alcalde de Masaya, ingeniero Orlando Noguera, manifestó a EL NUEVO DIARIO su confianza de que en el juicio a estos ex funcionarios se le haga justicia al pueblo de Masaya, "pues con la pérdida de caudales de la municipalidad los principales perjudicados son los ciudadanos".

Noguera también destacó que el dinero sustraído en la pasada administración (delito por el cual están siendo acusados los ex funcionarios), procedía del fondo donado por el Gobierno del Japón, casi dos millones de córdobas, que será pagado por este gobierno local a más tardar a inicios de febrero.

“Lamentablemente, esta situación lo único que nos dejó fue la desconfianza de los gobierno donantes, que actualmente se rehúsan a apoyarnos como consecuencia de la pérdida de ese dinero", finalizó Noguera.