•  |
  •  |
  • END

Los altos índices de violencia intrafamiliar y la violencia en las calles, donde un hombre es capaz de matar a otro porque le arrebató un cigarrillo, reflejan la grave descomposición social interna, nos dice Mónica Zalaquett, Directora del Centro de Prevención contra la Violencia, Ceprev, quien presentó un análisis de cómo afecta a los hombres el machismo.

“Entregamos hoy este documento para ser discutido en las escuelas, como aporte de la sociedad civil, y de los esfuerzos de instituciones como el Ministerio de la Familia, de Educación y la Secretaría de la Juventud”, expresó Zalaquett, agregando que es un material didáctico que puede ayudar a promover un debate sobre la importancia y urgencia de construir un nuevo tipo de masculinidad y reducir los niveles de violencia.

Según datos de las Comisarías de la Mujer, en 2008 la cifra de violencia intrafamiliar fue de 118,128 mujeres denunciantes, registrándose un incremento del 52 por ciento, en comparación con 2007. En el primer trimestre de este año se registró un incremento de un 3 por ciento en las cifras de la violencia intrafamiliar, en comparación con el trimestre del otro año.

Masculinidad y machismo

Zalaquett indicó que mucha gente cree que el machismo y la masculinidad son la misma cosa, “pero no se dan cuenta de que el machismo destruye a hombres desde la infancia, la adolescencia, en la juventud y en la vida adulta. Nos han hecho creer que los hombres machos la pasan muy bien, cuando en realidad es lo contrario, porque por sus actitudes, por lo general, pierden la vida, su salud y su familia, con comportamientos inculcados desde pequeños, como válidos, que se perpetúan de generación en generación”.

Mencionó que con este material promueven la reflexión de diversos aspectos de la masculinidad que pueden cambiarse más fácilmente de lo que creemos. Así que la concepción de que la cultura machista no puede cambiarse, lo considera falso.

“Vemos una nueva generación de pandillas, adolescentes de 14 y 15 años, que utilizan armas más poderosas como escopetas y fusiles, observándose que la violencia está agarrando mayor velocidad, y la situación está escapando de las manos de la Policía. Es algo que debe detenerse cambiando sus mentalidades y presentando políticas públicas laborales”, dijo la directora del Ceprev.

Para Eliza Picado, en representación de Ayuda de la Iglesia Noruega, cuya instancia aportó 17 mil dólares para la promover la campaña contra el machismo, el propósito del estudio es no sólo visualizar el daño del machismo en los hombres, ya que él ve minada su capacidad para expresar sus emociones y sentimientos, por este mal que desde hace siglos viene afectando a la humanidad.

“No sólo las mujeres somos víctimas de la violencia, también el hombre al seguir estos patrones que lo perturban, llevándolo a sufrir más violencia, el alcoholismo y las enfermedades de transmisión sexual”, dijo Picado, agregando que se tiene la idea de que el macho es aquel que se acuesta con todas las mujeres que quiere, el que aguanta más licor y el que actúa violentamente cuando se le reclama.

Gobierno debe asumir el reto

Raití Juárez, como parte del Movimiento Juvenil Nicaragüense, expresó que en el actual contexto el manual es un importante aporte que el Ceprev hace a la sociedad, mostrando las herramientas necesarias para no reproducir los comportamientos violentos.

“Considero que es importante que el gobierno retome el aporte y lo oficialice a través de las escuelas. Por otra parte, ésta debería ser una política gubernamental oficial, si no entraría a una contradicción”, dijo.

Juárez señaló que el primer ejemplo institucional sería el cese de la política de agresión gubernamental, y otro, que las instituciones retomen las recomendaciones.

La publicación del análisis cuenta con 1 mil 500 ejemplares, y es parte de una campaña contra el machismo, que incluye diversas capacitaciones y exposiciones durante el año.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus