•  |
  •  |
  • END

El secuestro simple por más de dos horas que sufrieron más de 60 trabajadores de Acodep, la mañana del viernes, por el ex presidente de la financiera, identificado como Armando José García Campos, de 58 años y varios guardas de seguridad de la empresa Protservasa, quienes llegaron a las instalaciones vestidos de civil y ya dentro se cambiaron, está siendo investigado por la Dirección de Auxilio Judicial Nacional.

La incertidumbre y el temor de los trabajadores y clientes, entre ellos el director de noticias de un medio televisivo que estaba en el momento de la retención, era más evidente, porque dentro de las instalaciones estaban dos grupos de vigilantes: los que llegaron con el ex presidente y los que brindan protección de la empresa Servipro.

Es más, al tratar los medios de comunicación de abordar la noticia, un equipo de colegas de Canal 23 fue agredido por trabajadores que llegaron con Armando García.

Dulce Zamora, la recepcionista de la empresa, dijo que los hombres llegaron a las 10:40 de la mañana y se tomaron el lugar en menos de tres minutos.

Llegó preguntando por el que lo relevó

“Él —Armando García— vino preguntando por el actual presidente, y le dije que lo esperara un momento. Comenzó a gritar, hubo amenazas y agresión verbal y física. Cuando miramos, todos estábamos nerviosos y no podíamos hacer nada”, manifestó Zamora.

Según los trabajadores de Acodep, la situación que mantuvo en vilo a todos comenzó con el reclamó de García de ocupar nuevamente el cargo de presidente de la financiera. De la misma fue destituido por supuesta malversación de fondos, pero una resolución del Tribunal de Apelaciones le restituyó en el cargo, según García.

“Cuando hay una Junta Directiva y se es destituido del cargo, se va al Tribunal de Apelaciones, para mientras la Corte Suprema emite una resolución, ésta puede ser que regrese a su cargo, tal como sucedió”, dijo el abogado de García.

Por su parte el actual presidente, Julio Paniagua López, declaró a los medios que Armando García está siendo investigado por la DAJ, por hurto agravado, ya que en la administración de dos años de la empresa hubo una sustracción de 430 mil dólares.

“Al realizar una auditoría se observan anomalías, se sabe que pasó a una cuenta de su hijo 150 mil dólares, la misma cantidad a una cuenta de él y 125 mil a una cuenta de la empresa que creó”, dijo Paniagua.

Ya lo había hecho

Según trabajadores de Acodep, a finales de febrero, Armando García llegó en las mismas circunstancias, pero esa vez no salió nada a luz pública ya que todo se manejó en secreto.