Heberto Jarquín
  •  |
  •  |
  • END

Bluefields / RAAS

En el contexto del XXX Aniversario de la Policía Nacional, el jefe de la Sección de Policía de Laguna de Perlas, Región Autónoma Atlántico Sur, subcomisionado Carlos Machado, se encuentra en la “picota pública”, tras ser denunciado por actos humillantes y racismo en perjuicio de un privado de libertad de esa localidad caribeña.

George McKelroy, un abogado costeño, denunció que la semana pasada un joven lagunero --cuyo nombre omitió por respeto a su dignidad humana-- que  se encontraba encarcelado en las celdas preventivas de la Policía de Laguna de Perlas, donde no existen servicios sanitarios, fue vejado por Machado al mejor estilo de la célebre cárcel irakí de Abu Graib.

McKelroy señaló que el subcomisionado Machado trató de forma infamante al detenido, a quien le dijo que no tenía derecho a defecar, y que si lo hacía dentro de la celda, se iba a arrepentir.

“Cuando el joven preso no pudo contenerse, realizó sus necesidades fisiológicas y tiró por una ventana el excremento en una bolsa plástica. Cuando Machado se enteró, lo obligó a recoger la suciedad con sus propios dientes”, explicó McKelroy.

Racismo

El secretario del Gobierno Territorial de Laguna de Perlas, Cristóbal Garth, calificó como una discriminación a los negros (raza a la que pertenece el reo afectado), el ultraje que supuestamente cometió el subcomisionado Machado.

Garth denunció que recientemente otro joven de la comunidad vecina de Raitipura fue vapuleado salvajemente por una patrulla policial que se excedió en el uso de la fuerza.

Dirigentes negros de Laguna de Perlas alzaron su voz exigiendo una investigación exhaustiva del hecho bochornoso.

También demandaron que la Policía destine jefes en Laguna de Perlas que conozcan los idiomas, costumbres e idiosincrasia del pueblo multiétnico de ese territorio.

El segundo jefe de la Policía de la RAAS, comisionado Ovidio Hernández Salguera, informó que la institución ya tenía conocimiento del caso, y que orientarían al Departamento de Asuntos Internos y a la Inspectoría para que investiguen los hechos, y aplicar el reglamento de la institución, si se violaron las normas.