•  |
  •  |
  • END

El Instituto de Desarrollo Rural, IDR, facilitó maquinaria de trabajo pesado de los Programas Polos de Desarrollo, Poldes, al consorcio privado Alba de Nicaragua S.A., Albanisa, ligado a la familia gobernante, para realizar proyectos energéticos, de acuerdo con documentos a los que tuvo acceso EL NUEVO DIARIO.

La maquinaria cedida a Albanisa por el IDR, bajo la dirección del ingeniero Álvaro Fiallos Oyanguren, quien salió de esa entidad en mayo de este año, forma parte de un inventario que hace dos meses pasó a manos del Ministerio de Transporte, MTI.

Lo único que se encuentra pendiente de recibir el MTI del IDR son las máquinas que están en manos de Albanisa y a más de 60 trabajadores, que se supone deberían de haber sido trasladados por estar relacionados con el manejo y administración de los equipos, pero que la entidad de transporte se niega a absorber.

Chico López pidió maquinaria

Quien hizo la petición al ingeniero Fiallos Oyanguren fue el hombre de los mil sombreros del gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional, Francisco López. El seis de noviembre envió una carta en la que le pedía cuatro equipos pesados que se encontraban inactivos en Polos de Desarrollo de Sébaco.

Los cuatro equipos eran tres camiones cisternas marca Hino y un camión-taller Mitsubishi. Las cuatro máquinas en el mercado se cotizan en más de 100 dólares el día cada una, pero López, Presidente de Petróleos de Nicaragua, Petronic; Vicepresidente de Albanisa; Presidente de Alba Alimentos de Nicaragua, Albalinisa; representante del gobierno ante Unión Fenosa y tesorero del Frente Sandinista, los pidió a cambio de echarlos a andar y algún canon de alquiler, que, según empleados del IDR, nunca se pagó.

“Con el objetivo de atender demanda urgente de maquinarias de proyectos energéticos estratégicos para el país, por este medio solicitamos tu autorización para obtener en renta tres camiones cisternas y un camión-taller, los equipos son marcas Hino y se ubican en Sébaco, inactivos por falta de llantas y reparaciones”, dice la carta de López a Fiallos Oyanguren.

“Nuestra propuesta --agrega el escrito-- consiste en invertir en la reactivación de los vehículos, amortizando al monto de la renta y el diferencial cancelarlo en efectivo a esa institución. La duración de los contratos puede ser de dos meses renovables, intentando coincidir con el tiempo que requerimos para la adquisición de equipos propios”.

A esto añadió López para finalizar que “dado el carácter de urgencia y aprovechar que inicia la época de verano en la zona del Pacífico, agradeceremos su amable atención a la presente y poder establecer un convenio de colaboración interinstitucional que beneficie a ambas entidades, y al país”.

La carta-petición de López tiene escrito a mano los nombres de Oswaldo Münkel, quien laboró por un tiempo en el IDR y actualmente en Albanisa, y también aparece manuscrito el nombre de Luis Adrián Pichardo, quien es el Gerente General de Tecnologías y Sistemas S. A. (Tecnosa), la empresa que es propiedad del tesorero del Frente Sandinista que fue beneficiada con un préstamo del Seguro Social para construir el proyecto de casas “El Pueblo Presidente”.

Alquiler de maquinaria es caro

Aunque la petición del poderoso y omnipresente Francisco López fue de tres camiones cisternas de agua marca Hino, al final, y de acuerdo con la documentación a la que tuvimos acceso, sólo se le entregaron dos. El primero, modelo FG, código CCH-05-008, placa M-039-801, el 19 de noviembre de 2008, y el segundo modelo FG, código CCH-05-005, placa M 051-401, seis días después, el 24 de noviembre.

Ese mismo día, de la Dirección de Equipamiento de los programas de Polos de Desarrollo, salió hacia los patios de Albanisa el camión-taller marca Mitsubishi, modelo FLG17H, código CTH-175-004, placa M 108-049.

Fuentes del sector construcción consultadas por EL NUEVO DIARIO indicaron que el alquiler de estos equipos no es barato. “Si es una cisterna de agua de dos mil galones, estás hablando de un costo que va de 100 a 125 dólares el día, y si es de combustibles, pues se trata de un equipo mucho más caro”, dijo una de las fuentes.

En cuanto al camión-taller, los informantes indicaron que su costo supera con facilidad los 180 dólares el día, pues se trata de un equipo que contiene una grúa, planta eléctrica, torno, taladro de mesa, herramientas, depósito para aceite y de grasa, un tecle para bajar motores, depósito para cambio de grasa, máquinas para reparar llantas y chimbo de aire para las llantas.

“Ese equipo es el que le da mantenimiento a la maquinaria que se encuentra trabajando y generalmente las empresas constructoras lo compran porque alquilarlo sale demasiado caro”, dijo la fuente.

Acuerdo ventajoso

Añadió una de las fuentes que el trato alcanzado entre Albanisa y el IDR fue más que ventajoso, ya que el consorcio privado ligado a la familia gobernante que ha adquirido hoteles, plantas eléctricas, gasolineras y ganado, obtuvo maquinaria pesada a cambio de repararla y pagar un arriendo mínimo.

Pero trabajadores del IDR que conversaron con END indicaron que ese arriendo nunca se dio, porque Albanisa jamás desembolsó un centavo en alquiler, “sólo los reparó y se los llevó”.

De ser cierta esa información hablaríamos de que en un mes por los dos camiones cisternas el IDR dejó de percibir un aproximado de 7,000 dólares y 5,400 dólares en el caso del camión-taller. Si esa maquinaria estuviese en manos de Albanisa desde noviembre hasta la fecha, en el caso de las cisternas sumaría 56,000 dólares, y en el caso del camión 43,200 dólares que ha dejado de percibir el Estado a través del IDR por el alquiler de los equipos.

Fiallos: “Alquiler era normal”
Comunicarse con Francisco López no fue posible, pero el ex director del IDR Álvaro Fiallos, al ser consultado, dijo no recordar con exactitud la petición del vicepresidente de Albanisa, pero indicó que si teníamos un documento que hablara de eso, y una entrega de equipos, es porque así se dio.

“Tendría que ver cómo fue el asunto porque no lo tengo en la cabeza, me parece que sí, pero Polos de Desarrollo tiene su propia personalidad jurídica y eso (alquilar) se acostumbraba”, dijo Fiallos.

Con Oswaldo Münkel no fue posible hablar en Albanisa y Luis Adrián Pichardo dijo no recordar nada relacionado con el asunto. “No tengo ni idea de lo que me estás hablando, no sé realmente de qué se trata”, dijo rápidamente en el teléfono.

Ricardo Somarriba, Director Ejecutivo de la Dirección de Servicios de Producción del IDR, expresó que el alquiler de las máquinas no tiene nada de extraño, pues es parte del giro propio de la entidad.

“Esa maquinaria fue alquilada (a Albanisa) para hacer un proyecto, y eso es normal, porque si vos llegás y querés un tractor, nosotros te lo alquilamos, y ese equipo ya se regresó al IDR y está ahora en el MTI”, manifestó Somarriba.

¿En cuánto le alquilaron a Albanisa esos equipos?, le consultamos, y respondió: “Hombré, ésa es una cuestión institucional, si vos me hacés llegar una carta formal pidiéndome información, como dice la ley (de acceso a la información), yo te doy lo que querrás”.

Maquinaria no ha sido regresada

Sin embargo, la afirmación de Somarriba, según trabajadores del IDR, no se corresponde con la realidad, pues desde mediados de julio toda la maquinaria de esa institución, por una supuesta orden presidencial, fue trasladada al Ministerio de Transporte e Infraestructura, MTI, pero que en ese inventario no está incluido ni los camiones cisternas ni el camión-taller.

“Se trasladaron los equipos, pero eso que se llevó Albanisa no ha vuelto a los activos del Estado”, aseveró uno de los funcionarios del Instituto de Desarrollo Rural que mostró el detalle de los equipos de los Poldes, que fue entregado al MTI, en el cual no aparece por ninguna parte lo “rentado a Albanisa”.

De acuerdo con los informantes, Somarriba entregó al MTI la maquinaria que donó Japón al IDR, la cual está valorada en unos 8 millones de dólares, pero que sumada a otros equipos usados que le dieron de baja, podría sumar unos 14 millones de dólares.

EL NUEVO DIARIO llamó al ministro de Transporte Pablo Fernando Martínez, para conocer su versión sobre el asunto, pero al responder la llamada en un inicio escuchó bien el saludo y respondió muy cordialmente, no obstante al indicarle de qué se trataba, aunque la comunicación continuaba muy bien, dijo que no lograba escuchar bien porque se encontraba al lado de San Carlos, Río San Juan, y luego cortó la llamada y apagó su teléfono.

Trabajadores del IDR en el aire

Los trabajadores del IDR que informaron a END sobre este caso se quejaron por el hecho de que el ingeniero Ricardo Somarriba trasladó la maquinaria de esa entidad al MTI sin cumplir con el traslado de ellos.

“Denunciamos que tenemos más de un mes de estar aguantando maltratos y agresiones verbales por parte del ingeniero Somarriba y sus allegados”, indicaron los denunciantes, que exigieron al MTI una respuesta “porque ya tienen la maquinaria, pero los trabajadores del IDR seguimos aquí sin ninguna seguridad laboral”.

Somarriba, al hablar con EL NUEVO DIARIO, aseguró que los trabajadores van a ser absorbidos por el MTI, “pero esto es un proceso, no se puede hacer de un día para otro, y yo les pido a los compañeros que tengan calma, porque nadie va a quedar en el aire”.

Los denunciantes indicaron que su queja ya es conocida por el diputado Gustavo Porras, representante del Frente Nacional de los Trabajadores, FNT, y por el titular de la Unión Nacional de Empleados, UNE, Domingo Pérez, quienes les han orientado que luchen para que no los dejen sin trabajo.

“Nos han dicho que nos mantengamos firmes, que no dejemos de pelear por nuestros derechos, porque el MTI debe absorbernos”, indicó uno de los trabajadores del IDR.