•  |
  •  |
  • END

Lo que llama la atención a primera vista es su entusiasmo, su manera franca de recibirnos y su sentido práctico de querer llevar a cabo los proyectos. Hoy lunes 7 de septiembre, tenía prevista las primeras reuniones en el Congreso de Estados Unidos para cabildear por un incremento en el presupuesto anual del Cuerpo de Paz, que se calcula en unos 380 mil millones de dólares, para ejecutarlos en más de 70 países en todo el mundo.

El señor Aaron S. Williams, quien inició su trabajo de voluntario en un programa de entrenamiento para maestros rurales en Monte Plata, República Dominicana, entre 1967 y 1970, fue nominado por el presidente estadounidense Barack Obama y ratificado por el Senado de ese país, para asumir la Dirección del Cuerpo de Paz, la agencia federal independiente fundada en 1961 por el presidente John F. Kennedy, y que se aproxima a sus 50 años de existencia.

¿Qué lo trae por Nicaragua?

Hace unos diez días yo fui nombrado como director, a nivel mundial, del Cuerpo de Paz. Y yo quería visitar lo más pronto posible algunos países, para ver las operaciones. Entonces, decidí visitar la República Dominicana y Nicaragua. Y Nicaragua, porque el programa aquí tiene muy buena reputación. Y en los sectores donde estamos trabajando, hemos tenido mucho éxito.

Yo voy a empezar las discusiones con el Congreso sobre el nuevo presupuesto del Cuerpo de Paz. Entonces quería tener datos específicos y personales sobre las operaciones y el trabajo que están elaborando los voluntarios aquí en Nicaragua y en Santo Domingo. El presupuesto anual del Cuerpo de Paz es de alrededor de 380 mil millones de dólares, que es para todo el mundo.

Para Nicaragua, ¿cuánto se destina?

Para Nicaragua sería alrededor de 2 ó 3 millones de dólares, dependiendo de la cantidad de los voluntarios.

¿Se puede esperar más presupuesto para el Cuerpo de Paz?

Todavía no se sabe. Yo tengo que entrar en discusiones con el Congreso y en el Senado, con la Cámara de Representantes, y estamos ahora empezando nuestras funciones.

Estas partidas que el Congreso ha estado aprobando para solventar la crisis económica en su país en el último año, ¿pueden afectar las partidas para el Cuerpo de Paz?
Yo creo que la crisis es real. Todo mundo lo sabe. Pero yo creo que hay mucho apoyo en los Estados Unidos para aumentar el presupuesto del Cuerpo de Paz y no solamente aquí en Nicaragua, sino donde quiera que estamos trabajando. Y yo creo que a pesar de la crisis económica, vamos a recibir un aumento para el Cuerpo de Paz, ya que se le conoce como uno de los éxitos de los Estados Unidos.

Explíquenos la visión de lo que tiene pensado con la organización.
El presidente (John F.) Kennedy lanzó el Cuerpo de Paz en 1961, y la visión y los objetivos siguen siendo los mismos para nosotros: primero, enviar voluntarios a países donde quieran trabajar en comunidades necesitadas; segundo, ayudar a promover una mejor compresión de los estadounidenses hacia pueblos a quienes ayudó, trabajando hombro a hombro, en esto caso con los nicaragüenses, y tercero, llevar a Estados Unidos esa sabiduría y experiencia y conocimiento de cómo es el resto del mundo, sea América Latina, África, Asia, etc. Esos tres objetivos no han cambiado.

Ahora mi visión incluye tres fases: primero, tratar de ver cómo podemos crecer como Cuerpo de Paz a nivel mundial de una manera enfocada y bien planeada, respetando las prioridades nacionales de cada país donde estamos trabajando; segundo, traer aspectos de innovación, tratando de ver dónde podemos modernizar las operaciones, y tercero, trabajar más profundamente con el tercer objetivo del presidente Kennedy, de regresar a Estados Unidos y presentarles a ellos la experiencia y la sabiduría y el enfoque del americano que ha sido voluntario.

Y la otra cosa que quisiera compartir con ustedes, es que el presidente Barack Obama ha llamado al pueblo norteamericano para servir, igual que lo hizo el presidente Kennedy hace 50 años. Y el pueblo ha respondido de una forma magnífica.

¿Los ataques en sus discursos del presidente Daniel Ortega al gobierno de Estados Unidos, pueden afectar el trabajo del Cuerpo de Paz en Nicaragua?
Creo que la gran ventaja del Cuerpo de Paz, desde que yo he trabajado como voluntario, es que nosotros estamos trabajando directamente con la gente. Y esa amistad entre el pueblo aquí y mi pueblo en Estados Unidos, es muy firme y no depende de un gobierno.

En el caso de Nicaragua, ¿va a trazar alguna meta en especial?
Creo que basados en el éxito que hemos tenido aquí ya, con los voluntarios de programas que el director ha llevado a cabo aquí, voy a tratar de ver si podemos aumentar el número de voluntarios que hay aquí en Nicaragua. Depende del presupuesto que yo reciba del Congreso. Pero esa es mi meta.

Algunos sectores han denunciado que en el Cuerpo de Paz se encuentran espías o infiltrados que trabajan para el gobierno de Estados Unidos. ¿Esto es así?
No, no, no. Nosotros siempre estamos trabajando basados en las prioridades de los gobiernos, con las organizaciones no gubernamentales que son nuestros compañeros de trabajo. Y yo creo que los resultados son muy claros. Seguimos trabajando en muchos países donde hemos estado por cincuenta años y hay otros países donde quieren que el Cuerpo de Paz llegue de nuevo. Así que yo estoy muy contento con eso.