Luis Galeano
  •  |
  •  |
  • END

Nadie en el Instituto de Desarrollo Rural, IDR, ni el Ministerio de Transporte e Infraestructura, MTI, sabe dar razón de los equipos propiedad de la primera institución, que fueron facilitados en noviembre de 2008 al consorcio Alba de Nicaragua S.A., Albanisa, para proyectos privados, ni tampoco existe certeza de que se haya pagado el arriendo de los mismos.

Ricardo Somarriba, Director Ejecutivo de la Dirección de Servicios de Producción, DSP, del IDR, al hablar con EL NUEVO DIARIO el viernes de la semana pasada, aseguró que existen documentos que demuestran el pago de alquiler por la maquinaria, y que la misma ya fue entregada al MTI, y hasta nos invitó a llegar ayer a esa institución para mostrárnosla.

De engaño en engaño

Ayer por la mañana le llamamos a su celular, y respondió indicando que se encontraba en una reunión, pero que si llegábamos a las instalaciones de la DSP, en la Carretera Norte, nos atendería para mostrar la documentación.

Y así lo hicimos, sin embargo, al llegar a ese sitio, después de hacernos esperar un rato, nos indicaron que Somarriba no se encontraba, que estaba en una reunión en el IDR Central, en Carretera a Masaya.

Llamamos al funcionario nuevamente y nos dijo que fuéramos hasta donde se encontraba, en el IDR Central. Llegamos al sitio, y la encargada de Relaciones Públicas fue quien nos atendió para indicarnos que Somarriba le había orientado que cualquier información que necesitáramos sobre la maquinaria, su alquiler y el sitio donde se encuentra, la pidiéramos por medio del proceso que establece la Ley de Acceso a la Información Pública, y así lo hicimos. La entidad, según la ley, tiene 15 días para responder o para pedir diez días de prórroga.

“Esa maquinaria fue alquilada (a Albanisa) para hacer un proyecto, y eso es normal, porque si vos llegás (al IDR) y querés un tractor, nosotros te lo alquilamos, y ese equipo ya se regresó al IDR y está ahora en el MTI”, manifestó Somarriba el viernes cuando lo llamamos, conversación en la cual se negó a decir en cuánto se habían alquilado los equipos.

El IDR facilitó dos camiones cisternas y un camión taller de los Programas Polos de Desarrollo, Poldes, a Albanisa, ligado a la familia gobernante, para realizar proyectos energéticos. La petición la hizo en noviembre de 2008 al entonces director del IDR, Álvaro Fiallos Oyanguren, el multifuncional Francisco López.

Trabajadores “en el aire”

Fuentes del IDR indicaron que Albanisa nunca pagó un solo centavo por usar la maquinaria, y que todavía no la ha devuelto, aun cuando forma parte de un inventario que hace dos meses pasó a manos del MTI, en un proceso que ha dejado en el aire a unos 60 trabajadores de la DSP.

En un mes, por los dos camiones cisternas, el IDR debió cobrar un aproximado de 7,000 dólares, y 5,400 dólares en el caso del camión-taller. Si esa maquinaria estuviese en manos de Albanisa desde noviembre hasta la fecha, en el caso de las cisternas sumaría 56,000 dólares, y en el caso del camión 43,200 dólares.

En un inventario de los equipos entregados por el IDR al MTI a mediados de julio, al que EL NUEVO DIARIO tuvo acceso, no aparecen por ninguna parte los dos camiones cisternas ni el camión taller que se le entregaron al consorcio.

De acuerdo con los informantes, Somarriba entregó al MTI la maquinaria que donó Japón al IDR, la cual está valorada en unos 8 millones de dólares, pero que sumada a otros equipos usados a los que dieron de baja, podría sumar unos 14 millones de dólares. Junto a la maquinaria, el MTI tendría que haber absorbido a unos 60 trabajadores del IDR, pero esto no se ha dado.