Amparo Aguilera
  •  |
  •  |
  • END

Mientras expertos y gremios del sector Salud proponen desde la aplicación de calidad hasta la instalación del Colegio Médico para revertir la amarga realidad de los hospitales públicos, el Ministerio de Salud, Minsa, evita dar la cara en torno al tema.

El Minsa no ha querido explicar a EL NUEVO DIARIO porqué están utilizando instrumentos médicos de mala calidad en el sistema público de salud. No ha querido aclarar por qué hay condiciones anti-higiénicas y por qué mantienen turnos laborales excesivos, entre otras cosas, pese a que se ha buscado su reacción.

Entre tanto, la Organización Panamericana de la Salud, OPS, prometió que hoy se pronunciará en relación a esa situación.

Otros actores del sector, sin embargo, tienen propuestas para revertir el panorama, que pasan por la reorganización del sistema.

La directora del Centro de Información y Servicios de Asesoría en Salud (Cisas), Ana Quirós, destaca que existe una Comisión de Acreditación de Establecimientos para prestadores de servicios de salud, la cual dicta las normas que se deben cumplir para que el establecimiento, sea público o privado, brinde un servicio apto para la población.

Quirós deja entrever que ése es un buen mecanismo de cara a asegurar la calidad en la atención médica. “Pero en casa de herrero, cuchillo de palo. El Minsa que es rector de esa Comisión no la usa en sus establecimientos”, indica.

Académicos, del gremio médico, en tanto creen que la calidad radica en la aplicación de la Ley General de Salud. El director ejecutivo del Centro de Investigaciones y Estudios de la Salud (CIES de la UNAN), doctor Miguel Orozco, a quien se entrevistó precisamente en el contexto de las negligencias médicas, propone al Minsa echar mano del sistema de garantía de calidad, que está estipulado en la Ley General de Salud, para “evitar los elementos adversos y darle una buena atención a la población”, según explica.

Aplicar normas, nada más Orozco comenta que más que la satisfacción de la población hay que trabajar más en lo que es el elemento de garantía de calidad.

“La satisfacción --añade-- es un elemento necesario pero no es suficiente. Hay que llevar aquellos elementos que están incorporados dentro del sistema de garantía de calidad. Por normas no te vas a morir en Nicaragua, en el país no hay que inventar nada, lo que hay que hacer es aplicar las normas”, recalca.

De acuerdo con Orozco ese sistema garantiza acciones para evitar la desviación de recursos, la contratación de personal no acreditado, la autorización de infraestructura inadecuada, entre otras cosas.

“Tiene tres funciones: la habilitación, la acreditación y el control del ejercicio de las profesiones médicas y afines. Entonces tiene una parte preventiva y una función correctiva, tiene facultades para inspeccionar, prevenir y corregir la ocurrencia de hechos adversos; este sistema dirigiría acciones para lograr un mejoramiento continuo en la utilización del modelo adoptado en los servicios de salud”.

Revisión de expedientes: un comienzo

Según el médico “un comienzo” es la revisión de expedientes tal como lo ha venido planteando el secretario general del Minsa, doctor Enrique Beteta, a raíz de las denuncias por negligencias médicas.

Beteta ha asegurado que revisarán el cinco por ciento de expedientes, al azar, para analizar la calidad de los mismos y con ello asegurar una mejor atención.

“Eso es lo básico, porque el principal instrumento (para garantizar la calidad) es precisamente el expediente del paciente. La calidad del expediente quiere decir que todos los hechos quedan debidamente anotados, registrados y que a partir de eso se procede a la atención de los pacientes, se les va dando continuidad y allí está la información necesaria para que no se comentan errores”, explica.

El médico señala que una vez revisados los expedientes, se pueden examinar los diagnósticos médicos. “Y luego se puede ver cómo se están dando los tratamientos, cómo se está trabajando en los quirófanos, qué se está haciendo mal y qué bien”, enumera.

“Para todos (en la cadena hospitalaria: desde recepción hasta el quirófano, etc.) el mejor arranque es el mejoramiento de la información que pasa por el completamiento correcto de los expedientes clínicos de los pacientes, que es un documento legal en el que uno tiene la obligación de reflejar todo aquello que se hace con el paciente (y el paciente tiene que estar enterado)”, insiste.

Asociaciones insisten en Colegio

Entre tanto, la Presidenta de la Asociación Médica Nicaragüense, que aglutina a 36 especialidades independientes, doctora Ivette Pilarte, subraya que la calidad en la atención se puede asegurar con la instalación del Colegio Médico.

“Hay que reorganizar el sistema y el Colegio ayudaría mucho porque vendría a regular la profesión con actores independientes y con el Minsa. La alternativa a la realidad que vivimos es que la Asamblea Nacional, el ministro de Salud, todos nos propongamos establecer el Colegio Médico para comenzar a introducir los aspectos éticos desde que se estudia la carrera, para equilibrar los turnos y para mejorar la atención en general”, sostiene.

Pilarte manifiesta que: “Ahorita hay mucha carga, hay muchas exigencias y no se cuenta con los insumos adecuados, los turnos laborales son de 36 horas, mire ni los aviadores tienen esa carga porque ellos descansan: si van de Managua a Miami, ese día se quedan en Miami descansando en un hotel y vienen a Managua al día siguiente, sin embargo los médicos trabajan 36 horas y eben levantarse a las 5 de la mañana porque a las 7 en punto de la mañana toca estar en el hospital, no se descansa”.

A juicio de la médico, el Minsa debe readecuar los turnos y debe hacer un recuento de cuántos médicos hay dentro y fuera del sistema. “Eso permitirá atender a la gente que se puede atender… el Minsa debe además tomar en cuenta a las asociaciones médicas, a la sociedad civil, a los organismos no gubernamentales, a todos los del sector en aras de la calidad del sistema”, recalca.

No se trata de “médicos contra el Minsa”
El presidente de la Sociedad Nicaragüense de Medicina General, doctor Leonel Argüello, coincide en ese aspecto con Pilarte. “En el país, como ya he dicho, no se trata de médicos contra el Minsa o médicos pro Minsa, se trata de trabajar todos por un Ministerio fuerte porque nos interesa y nos conviene que se dé una buena atención”, destaca.

Argüello en ese sentido dice: “Eso comienza por reconocer lo que no está bien. El primer paso para mejorar es reconocer el problema, hay que reconocer que existe, si no es generalizado no importa, pero es una excelente oportunidad para no solamente apretar los controles de calidad sino para avanzar en las normas que faltan”, menciona.

El galeno cree que si en el sistema público de salud se implementara el programa de infecciones hospitalarias se evitaría el desaseo, no se tendrían equipos de mala calidad o dañados, no habría cucarachas ni roedores en las unidades, ni tanta carga laboral.

¿Y por qué no padrinos?

Añade que: “Somos un país pobre, pero no somos sucios, hay cosas que podemos resolver con educación y control y con la ayuda de todos. Por ejemplo, el Minsa puede trabajar con empresas u organismos no gubernamentales (ONG) para que apadrinen al Ministerio, si la esta entidad pide ayuda nadie, estoy seguro, nadie se la va a negar. Hay muchos organismos que no ayudan por la burocracia existente, pero que tienen ganas de contribuir con el país”, refiere el médico.

“Si el Minsa dice: necesito 5 mil pinzas estoy seguro de que habrá organismos que no le negarán el cariño. El Minsa, incluso, puede hacer alianzas con las empresas, unas pueden apadrinar la pintura de x sala por un año, otra puede apadrinar el mejoramiento del sistema de agua potable o de lo que se necesita mejorar, eso se puede hacer, y eso irá además fomentando la solidaridad”, subraya.

“Obviamente en todo esto es importante la transparencia y el control. Años atrás se tuvo una experiencia interesante con la sociedad civil: se crearon juntas conformadas por ciudadanos que ayudaban a los hospitales y ayudaron mucho con la ropa hospitalaria, con los equipos y con los medicamentos. Entonces, ¿por qué no retomarlo? Hay una frase del Che Guevara que dice: la calidad es el respeto al pueblo, así que se tiene que buscar cómo garantizarse, hay que hacer las cosas mejor por el pueblo”, apunta.

La demanda entonces “es que el Minsa se acerque más a la sociedad civil, a los médicos en general, para compartir los problemas”, dijo.

Hay recurso humano

De acuerdo con el presidente de la Sociedad Nicaragüense de Medicina General, doctor Leonel Argüello, en Nicaragua hay recurso humano para mejorar la atención en el sistema de salud público.

“Se tiene la gran ventaja de que contamos con una escuela de salud pública, el CIES, tenemos gente preparada en salud pública que puede ayudar a mejorar el sistema de salud”, comenta.

“Es decir recurso humano preparado hay, se trata entonces de abrirse, de compartir los problemas, de trabajar juntos para mejorar el sistema de Salud…depende del Minsa hacerlo o no”, agrega.