•  |
  •  |
  • END

En el Día Internacional del Periodista, parte del gremio conmemoró su fecha con diversas actividades, donde tanto el Colegio de Periodistas de Nicaragua, CPN, como la Unión de Periodistas de Nicaragua, UPN, auguran en el horizonte a un gremio sumiso bajo las premisas del partido en el poder y como divulgador del Estado, ya que sus líderes consideran que el periodista es un político, y que la imparcialidad en la profesión debería desaparecer.

“No estoy de acuerdo con lo que se enseña en las escuelas de periodismo. Eso de ser incoloro, inodoro y apolítico no debería ser. El periodista es esencialmente un político que debe estar al lado de las mayorías y a la par de las luchas populares”, es el concepto de Roberto Larios, Presidente de la UPN, durante el acto de su asociación, adornado con gigantescas banderas azul y blanco, y rojinegras, en uno de los salones del Palacio Nacional.

Leonel Laguna, Presidente del Colegio de Periodistas de Nicaragua, el lunes en el Foro de Periodistas Sandinistas fue de los que se comprometieron a defender lo que llamó revolución sandinista en contra de los medios “derechistas”, aunque horas después, en el acto del CPN, su discurso llamó a la unión del gremio y urgió la necesidad de dejar a un lado las diferencias.

“Ahí los que convergieron fueron los periodistas sandinistas, los que no lo son no llegaron. No veo división en ello. Todo el mundo tiene derecho a tener la ideología que quiera”, expresó.

Independencia es delito

Al recordarle sus continuas críticas sobre la necesidad del carácter profesional y de ser imparcial, lo único que contestó fue que el periodismo independiente es el único que ataca, destruye y manipula.

“Los periodistas sandinistas han dado muestras de ser buenos periodistas en la calle”, dijo, olvidando los insultos y bajezas que los medios oficialistas acostumbran verter contra quienes no son adeptos incondicionales al partido de gobierno.

Por otra parte, Larios, en representación de la UPN, respaldó la idea del analista político Aldo Díaz Lacayo, de controlar a los medios escritos.

Larios consideró que la autorregulación ya no es válida, porque “se pasan”. “Hablan de un movimiento denominado Pueblo o algo así y eso es sedición”, aseguró.

A ambas actividades del gremio fue invitada la alcaldesa y periodista Daysi Tórrez, quien con un tono conciliador expresó que no debe haber división del gremio por partidos políticos.

“No tenemos que ser enemigos, ya que cada cual tiene sus posiciones ideológicas y muy adentro de su corazón tiene su partido político. El problema es que nadie se quiere quemar, pero yo he sido clara: siempre he dicho que soy una periodista sandinista. Que sea un periodista con ideología clara y firmeza de ser sandinista, no me marca a mí diferencia si un compañero es del partido Conservador u otro es liberal. Sabemos que cada cual está en una trinchera de trabajo y debe hacerlo de acuerdo con quien le paga, y cada medio tiene su línea editorial. Puedo criticar a determinado medio de comunicación por su ideología, pero respeto el trabajo de mis colegas”, dijo la edil capitalina.

Profesión a cambio de intereses partidarios

Desde un punto de vista más independiente, entrevistamos al periodista y presentador de televisión Alfonso Flores. Él comentó que muchos están hablando de quienes desde afuera están afectado la profesión, pero muy pocos están hablando de quienes dentro de la profesión la estamos afectando.

“El fraccionamiento se da porque hay periodistas que a pesar de haberse formado en una universidad, han vendido sus principios y esa misión para la cual se nos prepara y por lo cual entramos a esta profesión, que es la de tratar de decir la verdad. Esto lo han vendido a cambio de intereses partidarios, algo que en realidad ha ocurrido siempre, aunque la situación ahora está más marcada”, expresó.

Señaló que el problema tendrá repercusiones a futuro, porque cada vez más tendremos periodistas con banderas partidarias y enfrentados. Lejos de laborar por encontrar la verdad y combatir la corrupción, los periodistas estarán defendiendo a gente con intereses muy particulares de sus caudillos y no los de la mayoría.

Para el periodista de radio y televisión, Mario Medrano, actualmente catedrático de la Universidad Centroamericana en la Facultad de Ciencias de la Comunicación, los periodistas enfrentan un doble reto.

“Politiquería horrorosa”

“Por un lado está la crisis económica, pero también el desafío de reinventar lo que es el periodismo”, expresó, señalando que por las audiencias se está sacrificando al verdadero periodismo, pero lo más difícil es el segundo reto de la politiquería horrorosa.

“Necesitamos ser agentes de cambio y de desarrollo real para todos. No sólo para un sector partidario, sino para el desarrollo de Nicaragua”.

Refiriéndose al Foro de Periodistas Sandinistas, criticó que desde que se le pone un apellido a la profesión, se deja de ser profesional.

“Este país no necesita más partidos, porque se ha demostrado en la práctica que sólo buscan sus intereses. Desde el momento que un sector gremial se pone un título, pierde su razón de ser. Lo que necesitamos en la actualidad es retomar la labor en función de decir la verdad, de luchar por tener más espacios de libertad para hacer cosas que hagan al país salir adelante”, expresó Medrano.

Hay que reflexionar

Gonzalo Norori, Director del Departamento de Ciencias de la Comunicación de la Facultad de Humanidades y Comunicación, dijo que más que celebrar el Día Internacional del Periodista, éste es un momento para reflexionar sobre lo que estamos haciendo y lo que se debe hacer.

“Si al final la conmemoración puede lograr este tipo de autorreflexión, el periodista puede encontrar nuevas aristas para mejorar su trabajo. El desafío es hacer mejor información y mayor comunicación”.

Reconocimientos y protestas

En las actividades, tanto de la UPN como del CPN, se otorgaron al menos 50 reconocimientos a periodistas de trayectoria como Manuel Soza, Benjamín Chávez, Karla Patricia Gutiérrez, Wilson Montoya, Jerónimo Duarte, Ricardo Montoya, Ileana Padilla, Bárbara Nidia Taleno, Marta Oporta, Brígida Guadamuz y Exma Artola, entre tantos otros hombres y mujeres de prensa.

Mientras tanto, durante la actividad de reconocimiento al periodismo nacional en la Asamblea Nacional, un grupo de periodistas protestaron por el acoso, el chantaje publicitario y la falta de anuncios por parte del Estado, porque únicamente premia con anuncios a los medios de comunicación sumisos.

En ninguna de las actividades mencionadas, los dirigentes gremiales condenaron los ataques contra periodistas por parte de turbas orteguistas, siendo su última víctima Mario Sánchez, periodista y divulgador de la Coordinadora Civil, cuando participaba en una actividad cívica de la organización a la que pertenece.