•   CORINTO, CHINANDEGA  |
  •  |
  •  |
  • END

En la humilde vivienda de Josefa del Carmen Cajina Corea, de 28 años, fallecida a las 11:55 de la mañana del pasado 19 de febrero por supuesta negligencia en el Hospital Materno Infantil “Mauricio Abdalah”, de Chinandega, el dolor entre sus familiares es indescriptible y rechazan la versión del Ministerio de Salud que confirmó el deceso debido a influenza humana.

Mientras sostiene entre sus brazos al recién nacido que dejó su hija, Victoria del Carmen Corea Mendoza relató a EL NUEVO DIARIO el calvario que enfrentó Josefa del Carmen, conocida cariñosamente como “Chepita”, desde que fue internada a las seis de la tarde del ocho de agosto en el Hospital “José Schendel” de Corinto, con dolores de parto.

La progenitora dijo que en el centro asistencial de esta localidad tardaron en atenderla, y la remitieron al Hospital del Niño de Chinandega, donde ocurrió igual situación echando por la borda el juramento hipocrático de parte del personal médico.

Reiteran acusación

Explicó que es inaudito que el Minsa concluya que su hija falleció por H1N1 debido a que ella no presentó síntomas de enfermedad, y en el referido centro asistencial le dejaron, según ella, un pedazo de placenta en el vientre y el grupo de médicos de turno se apresuró a practicarle un legrado para “enviarla limpia al Hospital España”.

“Hay un estado de emergencia y los pacientes con influenza humana al igual que los diabéticos e hipertensos son priorizados en la atención porque se tardaron en ingresarla y atenderla, eso demuestra que ella no tenía esa enfermedad”, expresó.

Manifestó que sus familiares más cercanos y vecinos que asistieron a las honras fúnebres hubiesen salido contagiados con el virus, lo cual no ocurrió, y es una prueba de que el Minsa miente.

¿Por qué no hicieron un cordón sanitario, y no orientaron que sepultáramos de inmediato a mi hija?, preguntó la madre de Cajina Corea, quien añadió que hace cinco años nació en la ciudad de Chiapas, México, su nieto que tiene cinco años, y su hija no enfrentó complicaciones de salud.

Interpuso denuncia

José Omar Lezama Mantilla, de 31 años, viudo de Josefa del Carmen Cajina Corea, presentó la constancia de defunción extendida por el Hospital España, la cual refleja que ella falleció por insuficiencia respiratoria como causa directa, shock séptico como causa intermedia y neumonía como causa básica.

“Por ningún lado dicen que mi esposa murió por influenza humana. Murió por negligencia médica, tratan de tapar el sol con un dedo, pero moveré cielo y tierra para que se haga justicia”, dijo el corinteño.

Entre las anomalías señaladas por el denunciante están: tardanza en la atención médica y falta de coordinación; incumplimiento de las normas y protocolos para la atención de la paciente embarazada desde el inicio debido a que tenía una cesárea anterior y la misma tuvo que haber sido programada por lo menos una semana antes de la fecha probable de parto previsto para el 12 de agosto.

Entre las pruebas presentadas por Lezama Mantilla están: el expediente clínico; cinco fotografías en las que se observa la herida abierta de la cesárea y agujeros que le hicieron al lado derecho del cuello, más la coloración cianótica (morada) en el cuello y rostro.

Manifestó que irresponsablemente una enfermera inyectó a Josefa del Carmen para tres meses de planificación y le extrajo leche para suministrarla a dos niños, cuando estaba en estado de coma.

“Si mi esposa hubiese tenido influenza humana esos niños estarían afectados al igual que mi recién nacido, a quien amamantó durante tres días”, afirmó.