José Luis González
  •  |
  •  |
  • END

LEÓN

La amenaza por la toma de la Alcaldía de El Jicaral y los enfrentamientos entre ex desmovilizados del Ejército y miembros de la Asociación de Militares Retirados (AMIR), comandante “Carlos Núñez Téllez”, en la cabecera departamental de León, fueron considerados por Fanor Herrera, delegado de Gobernación, como parte de la desestabilización política de grupos opositores al gobierno.

Herrera calificó a Mateo Narváez, representante legal de AMIR --quien fue desalojado hace una semana de las instalaciones de la sede de la asociación, en el barrio San Juan--, como un oportunista que vierte amenazas y azuza a los demás miembros de la organización, con el fin de promover el tráfico de tierras en las áreas rurales.

Según Herrera, el gobierno está deteniendo el tráfico de tierras. “Estamos trabajando a favor de entregar tierras a los campesinos para que contribuyan a la situación alimentaria del país, y no para beneficiar a unos pocos que se han prestado al juego de adquirir tierras y luego venderlas. Lo que quieren es seguir con el mismo ritmo, y nosotros pretendemos cumplirle a los que hasta hoy habían sido olvidados”, dijo el funcionario.

Un ejemplo claro de los problemas de propiedad es la hacienda El Sontol, en la comunidad Los Zarzales, jurisdicción de El Jicaral, con mil 400 manzanas, las cuales actualmente forman parte de un conflicto de intereses entre más de 400 ex desmovilizados del Ejército y de la Resistencia.

La propiedad fue confiscada por el gobierno del Frente Sandinista en los años 80 al empresario Fernando Argüello. Actualmente está bajo el proceso de titulación a través de la Comisión de Verificación, Reconciliación, Paz y Justicia, que preside el cardenal Miguel Obando Bravo, en coordinación con la Intendencia de la Propiedad, Procuraduría, Gobernación, y la Policía.

Fanor Herrera aclaró que en El Jicaral no se registra ni un solo muerto por enfrentamientos entre grupos de desmovilizados, tal como lo expresó Mateo Narváez, quien a su vez amenazó con tomarse las instalaciones de la Alcaldía de El Jicaral
Agregó que lo que está sucediendo en la hacienda El Sontol es que Narváez está imponiendo en las listas de entrega de tierras a un grupo de ex desmovilizados que ya habían sido beneficiados y que quieren más tierras, refirió, tras mencionar que Narváez no acepta haber perdido las elecciones internas en AMIR, en las que resultó electo como presidente Carlos Iglesias.

Policía en plan de prevención

Dijo que para evitar cualquier tipo de enfrentamiento entre los desmovilizados, la Policía a través de Gobernación ejecuta planes de prevención, utilizando la persuasión y el diálogo entre los grupos en conflicto.

Ante la amenaza de tomas de edificios, el funcionario de Gobernación afirmó que las fuerzas de la Policía y el Ejército están listas para actuar.

En el departamento de León existe una cantidad aún no determinada por las autoridades de desmovilizados del Ejército, que todos los años solicitan tierras, instrumentos de trabajo y legalización de propiedades.

Según Gobernación, alrededor de 400 desmovilizados están solicitando legalización de tierras en varios municipios de la región.

Por su parte, Mateo Narváez, directivo de AMIR, argumentó que las demandas de esta organización son justas, y que el partido Frente Sandinista está provocando un enfrentamiento entre sus miembros.

Además, señaló que los problemas de propiedad en Los Zarzales podrían desencadenar un derramamiento de sangre.