• CHONTALES y JINOTEGA |
  • |
  • |
  • END

Las microfinancieras con filiales en el municipio de Juigalpa no abrieron sus puertas al público ayer, después de una decisión tomada por la Asociación de Instituciones de Microfinanzas, Asomif, por las últimas protestas que han realizado los miembros del movimiento “No Pago”, quienes a diario realizan un plantón en las afueras de una institución, impidiendo el trabajo de ésta.

En el caso de Juigalpa, seis microfinancieras no abrieron sus puertas, y señalan pérdidas cuantiosas por esta medida adoptada, tomada para no poner en riesgo al personal y a los clientes cumplidos que las visitan para honrar sus compromisos.

Desde la semana pasada, los miembros del movimiento “No Pago” a diario salen y se acantonan en una financiera para hacer reclamos. En esta semana hasta el Bancentro fue blanco del movimiento, y las personas que realizaban gestiones tuvieron que ser evacuadas.

El fuerte operativo policial que resguarda las financieras ha evitado que se presenten daños materiales.

Al no abrir sus puertas las financieras, los del movimiento “No Pago” también suspendieron sus protestas, aunque dijeron que continuarán hasta que obtengan un acuerdo que les beneficie.

Protesta en Jinotega

En Jinotega, un grupo de personas identificadas como el movimiento “No Pago” protestaron frente a las instalaciones de la financiera Fama, para que se les reestructuren sus deudas adquiridas con esta institución.

El ex policía Juan González, y Francisco Rocha, este último originario del departamento de Estelí, encabezaron el movimiento que demandó la suspensión de embargos judiciales y que les regresaran los bienes embargados ante la falta de cumplimiento de sus cuotas de pago.

González dijo que tomaron la decisión de protestar como una manera de presión, para que las financiera de todo el país se sienten a negociar con ellos.

“A nivel nacional estimamos que existen unas 5 mil personas con este tipo de problemas, y en el departamento de Jinotega pueden haber unas 400 que demandamos una reestructuración, porque no es que no queramos pagar, sino que no tenemos con qué en estos momentos, por la crisis que se vive a nivel mundial y además, queremos pagar lo justo”, aseveró.

Se calcula que unas 20 personas entre hombres y mujeres se ubicaron en la acera de la financiera FAMA, quienes permanecieron toda la mañana y luego se retiraron, ya que ningún funcionario de dicha institución salió para hablar con ellos.