Luis Galeano
  • |
  • |
  • END

El presidente de la Empresa Nicaragüense de Petróleo, Petronic, Francisco López, intentó que los contralores colegiados se involucraran en la entrega y recepción de los bienes de esa entidad que estaban en manos de la Distribuidora Nicaragüense de Petróleo (Glencore), gracias al contrato de arriendo que el ente fiscalizador había denunciado de nulidad hace 10 años.

López envió una carta el pasado 1 de septiembre a los contralores en la que les informó que se suscribió un Acuerdo de Entendimiento de Entrega de Bienes entre la DNP y Petronic, y en cumplimiento con el mandato del procurador General Hernán Estrada, por el que la primera entidad se comprometió a regresar los bienes que eran propiedad de la petrolera estatal, era necesario que la Contraloría se involucrara en ese proceso.

“Solicito a este cuerpo colegiado designar y acreditar al funcionario que nos acompañará en la entrega y recepción de todos y cada uno de dichos bienes, como máximo órgano rector del sistema de control de la Administración Pública y Fiscalización de los Bienes del Estado”, indicó López.

Agregó que era urgente hacer el nombramiento por parte de la Contraloría, debido a que la entrega se haría a partir de esa fecha (1 de septiembre), “por lo que agradeceríamos se nombrase al funcionario a la mayor brevedad posible”.

En la carta López no evidencia quién compró las millonarias inversiones que hizo Glencore mientras administró Petronic, aunque se dice de manera no oficial que el tesorero del Frente Sandinista, manejando información privilegiada, hizo la venta a Albanisa de la que es vicepresidente.

Contralores dicen NO

La solicitud de López, que es entre otras cosas vicepresidente de Alba de Nicaragua S.A, Albanisa, presidente de Alba Alimentos de Nicaragua, SA, Albalinisa, representante del gobierno ante Unión Fenosa y tesorero del gobernante Frente Sandinista, fue vista ayer por los contralores, quienes decidieron responder que no.

“Resolvimos que no podíamos meternos a eso enviando un funcionario, porque eso puede ser objeto luego de una auditoría de la Contraloría y que se podría interpretar como un aval de parte nuestro”, dijo el contralor Lino Hernández.

Añadió que otro elemento que tomaron en cuenta es que hace 10 años el contralor Agustín Jarquín denunció de nulidad el contrato de arriendo entre Petronic y DNP por considerarlo lesivo para los intereses de la nación y que por tanto no podían participar en la recepción de bienes, luego de que el contrato cumplió su término, sin tomar en cuenta la decisión del ente fiscalizador que ordenaba rescindirlo a lo inmediato.

Glencore y la supuesta rescisión unilateral

López adjuntó a los contralores el Acuerdo de Entendimiento entre Petronic y la DNP, rubricado el 1 de septiembre, el cual fue firmado por Rodolfo Zapata en nombre de la petrolera estatal, y Elmer Sebastián Torres Lacayo, quien actuó como apoderado de la entidad que es filial de la empresa suiza Clayton Services Financial Corporation, Glencore. También firmó el representante de la Procuraduría Álvaro Ramírez Martínez.

López pidió restitución de bienes desde mayo

En el documento se reseña la manera en que Glencore obtuvo en arriendo los bienes muebles e inmuebles, nombres y marcas, así como algunos activos y cuentas por cobrar del estatal Petronic, el 1 de junio de 1999.

También hace mención que en julio de 2007, la Procuraduría mandó a Petronic a abstenerse de firmar o realizar cualquier acto vinculado al contrato denunciado de nulidad por la CGR y ordenó proceder a restituir los bienes en poder de la DNP. Sin embargo, fue hasta el 19 de mayo de este año, que Petronic hizo efectivo el mandato de solicitud de los bienes a la DNP, que pidió prorroga del contrato.

El 15 de junio de este año Petronic notificó a la DNP su decisión de no prorrogar más el contrato y reiteró la devolución de sus bienes.

Las presiones y la “voluntariedad”

Fue así, dice el documento, que las autoridades de la DNP, “en aras de contribuir con el desarrollo económico del país, respetando las decisiones emanadas por autoridades competentes, con el objetivo de ir consolidando su marca y prestigio en el mercado local, por el presente han decidido proceder las rescisión unilateral del Contrato Maestro de Operaciones de Comercialización y Contrato de Licencias de Marcas de Fábrica y Comercio, de forma anticipada y, en consecuencia, devolver los bienes que le fueren entregados en su momento por las autoridades de Petronic”.

El Acuerdo indica que se iniciaría la devolución de bienes durante todo el mes de septiembre, estableciendo como fecha máxima el 30 de este mes, además que se realizaría acta de entrega y recepción para cada uno de los bienes entregados por la DNP y recibidos por Petronic. El proceso es verificado por una comisión de trabajo.

Los antecedentes y los sombreros de Chico López

Desde abril del año pasado la empresa Clayton Service Financial Corporation, Glencore, había sido desplazada en sus operaciones en Petronic, y el Estado había retomado el manejo de esa entidad, dándole mayor discrecionalidad en el manejo de los recursos petroleros provenientes de Venezuela y en sus relaciones con el consorcio poderoso Alba de Nicaragua, Albanisa, la cual se dice podría haber adquirido los bienes que eran propiedad de la DNP.

El procurador general de la República, Hernán Estrada, confirmó a EL NUEVO DIARIO en abril de 2008, que con Glencore se había llegado a un acuerdo, pero en aquel momento se negó rotundamente a brindar detalles del mismo y recomendó que fueran las autoridades de Petronic las que nos diera la información al respecto.

El ex contralor Agustín Jarquín, en aquel momento, dijo desconocer en detalle los resultados de ese acuerdo al que llegaron la DNP y Petronic, “pero lo que claramente se observa es que Glencore ha sido desalojado en su participación del mercado petrolero y de otras cosas, a tal punto que creo que sólo están manejando las gasolineras nuevas de Petronic, de las que ellos son dueños”, dijo. Esas gasolineras son las que podría haber adquirido Albanisa, gracias a la información privilegiada que maneja López como titular de Petronic y vicepresidente del consorcio ligado a la familia gobernante.

La parte estatal de Petronic fue arrendada en 1999 a Glencore y el Estado quedó con el diez por ciento de participación accionaria y el pago de un royalty o comisión por cada galón de combustible vendido al público.

Una investigación realizada por END en 2003 reveló que los socios de la empresa Distribuidora Nicaragüense de Petróleo (DNP), subsidiaria de Glencore, eran presta-nombres.

Jerez actuó como dueño de bienes del Estado

El ex director de Ingresos, Byron Jerez, sin tener facultad, arrendó Petronic a Glencore por un periodo de diez años por un monto de 700 mil dólares mensuales, y medio centavo de dólar de comisión por cada galón de producto vendido bajo la marca de Petronic, lo que significaría percibir entre 250 y 300 mil dólares anuales extras. La Administración de Enrique Bolaños logró subir el royalty a un dólar.

Petronic se hizo famosa durante la administración Alemán por las notas de crédito giradas por Byron Jerez, que pagaba Petronic como adelanto a impuestos, dinero que terminaba pagando las deudas de la familia Alemán y las campañas electorales del PLC, entre otros manejos fraudulentos y malversaciones.