• |
  • |
  • END

Esta semana, la doctora Vilma Núñez, Presidenta Ejecutiva del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh, presentó en Guatemala, ante el relator para la libertad de expresión de las Naciones Unidas, un informe sobre el deterioro de la libertad de expresión y la agresión contra los periodistas en Nicaragua.

La doctora Núñez señaló que fue un informe detallado elaborado cronológicamente, en el cual se explica la problemática que actualmente se vive en Nicaragua en derecho a la libertad de expresión, de manifestación cívica, así como la violencia y ataques contra medios de comunicación y periodistas. Aseguró que el señor Frank La Rue, relator de las Naciones Unidas, dijo estar informado y preocupado de cómo la situación se desarrolla en nuestro país, que analizaría los casos y haría lo que en competencia estuviese a su alcance.

La presidenta del Cenidh y vicepresidenta de la Federación Interamericana de Derechos Humanos, FIDH, estuvo en Guatemala para la presentación del informe anual “La perseverancia del testimonio”, del Observatorio para la Protección de los Defensores de Derechos Humanos, en el cual a nivel centroamericano Guatemala es el país centroamericano con mayores problemas, sin embargo, las valoraciones sobre Nicaragua están llamando la atención al mundo. Esto por las agresiones a Radio La Ley, Radio Darío, la golpiza al periodista Mario Sánchez, al divulgador Héctor Calero, al periodista del Canal 12, Abel Calero; las heridas sufridas por Iván Olivares durante los comicios electorales municipales, las interferencias a las frecuencias de las radios 15 de Septiembre y Corporación, así como la presión publicitaria contra los medios de comunicación, entre otros. A esto se agrega la utilización de grupos de choque claramente identificados como del partido de gobierno, destinados a neutralizar las marchas cívicas.

También el divisionismo político

“También es lamentable ahora el divisionismo político que están creando en el gremio periodístico, olvidándose del carácter de objetividad de la información y el profesionalismo de la carrera”, expresó la doctora Núñez.

En el caso de los intentos de reformar la Ley del Colegio de Periodistas, e implantar la colegiación obligatoria, esto violaría el artículo 13 de la Convención Americana de Derechos Humanos y el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, suscrito por Nicaragua.

“De aceptarse la obligatoriedad, los agremiados estarían en manos de una instancia que permitiría quién puede o no ejercer el periodismo en Nicaragua”, indicó la presidenta del Cenidh.

Lamentó también la concepción de Aldo Díaz Lacayo sobre la imposición de restricciones a los medios escritos, con la intencionalidad de un control total de la información por parte del gobierno.

“El señor Díaz Lacayo aparentemente ha olvidado que ya existen una serie de normas, valores y controles desde la profesión periodística y las leyes nacionales”, expresó.