Luis Galeano
  • |
  • |
  • END

El fiscal General de la República, Julio Centeno Gómez, estaría solicitando al Ejército de Nicaragua les apoye en la protección de sus fiscales departamentales y auxiliares tanto en las zonas urbanas como rurales del país, después del secuestro y la agresión brutal que sufrieron tres de sus funcionarias el pasado sábado 5 de septiembre por parte de delincuentes.

Las tres fiscales auxiliares que viajaban de Matagalpa hacia sus ciudades de origen en Masaya y Granada, fueron obligadas a abordar un automóvil sin placas, que era ocupado por tres mujeres y un hombre, quienes las golpearon, desnudaron y asaltaron, para luego dejarlas abandonadas en algún sitio de Managua
Según el relato de una de las víctimas, cuando buscaban bus en el lugar conocido como la “Parada de la Gallera”, en Tipitapa, sobre la Carretera Panamericana Norte, bajaron dos mujeres de un vehículo, simulando la pinchadura de una de las llantas, sacaron un cuchillo y las montaron al carro, las agredieron y vaciaron sus bolsillos, así como sus tarjetas de crédito.

Fiscales expuestos

Centeno Gómez se declaró muy preocupado por el hecho de que el crimen organizado está actuando directamente contra los funcionarios del Ministerio Público y por ello indicó que podría pedir ayuda a las Fuerzas Armadas.

“Lo que nos preocupa es que los fiscales se exponen a tantas cosas y andan sin armas, sin vehículos seguros y por eso el crimen los ve como presa fácil, por eso vamos a ver si la Policía y el Ejército nos dan una protección a nuestros fiscales”, dijo el fiscal general.

Señaló que con el Ejército han tenido desde siempre una convención de apoyo por medio de la cual les han prestado seguridad a los fiscales en las zonas rurales y que eso podría extenderse a las zonas urbanas, para garantizar la seguridad de los empleados que fungen como operadores de justicia.

“El Ejército nos apoya en las partes inhóspitas, en la parte del fondo de la montaña, pero podría darse el caso que en Managua se nos ayude sobre todo con estas pobres fiscales que salen a las tres o cuatro de la mañana, de un juicio oral y son varias, y nosotros sólo tenemos un conductor de turno”, dijo Centeno.

Aclaró que no es que no se cuente con el apoyo de la Policía Nacional, sino que entiende que esa entidad a veces está muy alcanzada combatiendo la delincuencia en los barrios y que por tanto no está de más una mano del Ejército.

El titular del Ministerio Público se reunió ayer con las víctimas en compañía de la fiscal departamental María del Carmen Solórzano y la fiscal encargada de la Unidad de Género, con quienes definió la línea a seguir en este asunto.

“Ellas (las fiscales afectadas) están muy nerviosas, muy afectadas y no es para menos, si lo que les hicieron fue una barbarie”, dijo el fiscal.

Ya hay identikit

En cuanto a las investigaciones que se llevan a cabo con la Policía Nacional, Centeno indicó que se ha elaborado un identikit de cada uno de los agresores en base a la versión de las tres fiscales auxiliares.

“Parece que las muchachas lograron describir bien al conductor y a una de las mujeres, y con eso ya se tienen algunas pistas, pero vamos a esperar a ver cómo avanzan las investigaciones”, concluyó.