• |
  • |
  • END

La desconfianza de la cooperación internacional en la transparencia de los fondos manejados por el gobierno, el clientelismo político en los programas de asistencia social como Hambre Cero, y la inestabilidad en la tenencia de la tierra, son las valoraciones que el relator especial de Naciones Unidas para el Derecho a la Alimentación, Oliver De Schutter, presentará en su informe oficial para el Consejo de Derechos Humanos.

Lo planteado son los elementos identificados como obstáculos para hacer efectivo el derecho a la alimentación, por lo que el relator formuló recomendaciones que ayuden al país para la supresión de los mismos en el futuro.

Valoró que si bien Nicaragua no tiene los niveles de hambruna de Guatemala y Haití, la desnutrición infantil demuestra que nuestro país está muy a la orilla de aquellos. Uno de cada 5 niños nicaragüenses sufre de desnutrición crónica.

Desconfianza en el gobierno

En conferencia de prensa, De Schutter indicó que la problemática entre la comunidad internacional con el gobierno nicaragüense es grave, porque siendo Nicaragua un país dependiente de la ayuda extranjera, muchos programas y proyectos se ven afectados cuando los fondos no se entregan.

“Por una parte la cooperación internacional ve con escepticismo la forma cómo se gestionan los fondos, y se temen que haya una politización e instrumentalización de la asistencia y lamenta la falta de transparencia en la utilización de los fondos otorgados”.

De Schutter también indicó que, por otro lado, el gobierno ve como un problema que se pongan condicionantes en la entrega de la ayuda internacional y al mismo tiempo resiente tener que depender de estos fondos.

“Creo que ambas partes tienen que acercarse a la otra. Por un lado, en el marco de la ley de Soberanía y Seguridad Alimentaria y Nutricional, SSAN, determinar la transparencia de los fondos, mientras la comunidad internacional no debe poner condiciones para brindar su asistencia”.

Son buenos propósitos

En el caso de las estrategias para combatir el hambre y la desnutrición, dijo estar impresionado por una serie de iniciativas de programas innovadores impulsados por el gobierno nicaragüense, como son Hambre Cero y Usura Cero, que consideró buenos logros en aras de mejorar la seguridad alimentaria en el país.

Sin embargo, también alentó a que se garantice la integración de los principios de derechos humanos en el diseño y aplicación de esquemas de transparencia y la necesidad de la inclusión de todos los sectores, y que sean los más pobres. Recomendó esto porque “existe la tentación de beneficiar a sus partidarios”, alentando el clientelismo político en la entrega de los bonos del programa.

Falta coordinación y priorizar a los más pobres

Algo que también consideró una iniciativa valiosa del gobierno fue el fortalecimiento de las capacidades de almacenamiento de Enabás, que compra a precios justos a los productores y vende los granos a precios al alcance de los pobres, pero la iniciativa no cuenta con una coordinación a nivel regional, además que no hay un sistema de cupones que priorice a las personas más pobres, ya que hasta el momento las familias más pudientes son las más beneficiadas.

Comentó que el acceso a la tierra es un tema muy importante en el país y debería agilizarse la ejecución de un programa de titulación, para reducir los conflictos de propiedad. Mencionó que debería darse prioridad a las personas más pobres, a quienes utilizan para su subsistencia y para la productividad agrícola.

Asimismo, De Schutter en el caso de la situación de los pueblos indígenas, consideró importante que se dé un reconocimiento y una protección legal a sus tierras, sus territorios y recursos.

Agregó que en la protección al derecho a la alimentación ve con preocupación los embates de las emergencias, en este caso las climáticas, como el efecto del Niño. Señaló que si la zona del Pacífico y centro-norte se mantiene seca, la productividad será afectada. Situación que tiende a provocar el acaparamiento y puede que en abril y marzo se sientan la falta de granos básicos en Nicaragua y los precios se elevarán.