• |
  • |
  • END

El Procurador General de la República, Hernán Estrada, no explicó porqué ni él ni el presidente de Empresa Nicaragüense de Petróleo, Petronic, Francisco López, reclamaron para el Estado la inversión que la empresa Clayton Services Financial Corporation, Glencore, realizó en gasolineras durante 10 años, en base al contrato de arriendo que ellos mismos calificaron de “fraudulento”.

Estrada definió ayer como una “nacionalización” el traspaso de los bienes de la Distribuidora Nicaragüense de Petróleo, DNP, administrada por Glencore, a manos del gobierno de Nicaragua.

Pero Estrada, como representante legal del Estado, según el ex procurador Alberto Novoa, pudo haber reclamado las inversiones de Glencore para resarcir el daño que le causó esta empresa al erario nicaragüense, al echar a andar un contrato de arriendo que fue denunciado de nulidad por la Contraloría en 1999, pero sólo se limitó a velar porque se devuelva a los nicaragüenses, los bienes que obtuvo hace 10 años.

Otorgaron de dedo a entidad privada

“Acá se pudo haber logrado un buen trato para que el Estado se quedara con todo, pero no fue así, se decidió otorgar de dedo la licencia de distribución a otra empresa privada sin el debido proceso de licitación, en otra ilegalidad cometida por funcionarios del presidente Daniel Ortega”, dijo Novoa, quien fue procurador durante la administración de Enrique Bolaños.

Los sombreros de Chico López

El procurador descartó que los bienes que serán regresados por Glencore a manos del Estado vayan a ser manejados por alguna empresa privada o Albanisa, pero lo que no quiso explicar fue que lo que supuestamente obtuvo el poderoso consorcio ligado a la pareja presidencial son las decenas de gasolineras nuevas que la empresa suiza construyó a nivel nacional y que se convirtieron en el nuevo rostro de Petronic.

Tampoco habló del papel que jugó Francisco López en el asunto, en donde se quitó el sombrero de presidente de Petronic, para ponerse el de vicepresidente de Albanisa y con información privilegiada, hacer un gran negocio privado.

“Fue recupere”, dice

Estrada dijo que se trata de un “recupere de los bienes del Estado”.

El ex contralor Agustín Jarquín, quien denunció de nulidad el contrato entre Petronic que manejaba en 1999 Byron Jerez y Glencore, consideró “oportuno y sano” el hecho que el Estado haya recuperado por fin los bienes mal arrendados, pero evitó pronunciarse sobre la transacción de Albanisa.

Estrada garantizó que en el período de un mes, el Estado de Nicaragua será el único dueño y administrador de los bienes que fueron dados “en concesión” durante el gobierno del Presidente Arnoldo Alemán Lacayo (1997-2002.

“En 1999 inventaron un contrato de arrendamiento para burlar la autoridad de la Asamblea Nacional y en virtud de ese contrato de arrendamiento que se venció el 29 de junio pasado, había una prórroga que iba a ser indefinida”, explicó Estrada, señalando que había una intención de privatizar Petronic.

“Yo les puedo asegurar que el 100 por ciento de los bienes que, en forma simulada habían sido transferidas a esa empresa, van a pasar a manos del Estado nicaragüense, es decir a Petronic”, enfatizó sin mencionar la millonaria inversión que hizo Glencore y que según, versiones periodísticas, fue adquirido por Albanisa.

Novoa: ¿Por qué no se licitó distribución?

Novoa, quien se negó a entablar un juicio civil en base a la denuncia de nulidad, respetando un recurso de amparo que se interpuso en contra de la resolución de la Contraloría, indicó que “lo más sospechoso” en la supuesta compra de los bienes del Glencore por parte de Albanisa, es que se hizo sin que mediara ninguna licitación en el otorgamiento de la licencia de distribución que estaba en manos de la empresa suiza y que al salir del país, debió pasar a manos del Estado.

“Es el Estado, a través del Ministerio de Energía y Minas, quien tuvo que haber licitado ese permiso o licencia, pero lo hicieron de dedo y todo parece ser parte de los propios intereses económicos de quienes se encuentran detrás de Albanisa, y que todos sabemos quiénes son”, concluyó.