• |
  • |
  • END

La Policía Nacional busca a un sexto implicado en el funcionamiento de un laboratorio narco desmantelado hace dos días, en la comunidad rural de Guisquilí, jurisdicción de Achuapa, 90 kilómetros al noreste de León, y que podría ser del cartel de Sinaloa, uno de los grupos de narcotraficantes más poderosos de México.

El sexto implicado buscado por la Policía es Gonzalo Rocha, quien administraba la propiedad donde funcionaba el laboratorio narco, informó el jefe de la Policía en León, comisionado mayor Douglas Zeledón.

Gonzalo Rocha es hermano de Griselda Rocha, dueña de la propiedad, quien no tiene nada que ver con el laboratorio narco, por estar radicada en Estados Unidos, explicó el jefe policial.

Por su parte, la directora de la Policía Nacional, Primera Comisionada Aminta Granera, comentó que aunque no hay certeza de que el laboratorio artesanal pertenezca al cártel de Sinaloa, existe la sospecha de que así sea.

La jefa policial dijo que el “quiebre” del laboratorio clandestino donde se procesaba droga sintética, es producto de un trabajo policial que se venía realizando desde hace seis meses.

“Hemos quebrado la base social e intento de los cárteles de la droga de instalar en Nicaragua un laboratorio de procesamiento”, destacó la jefa policial.

Duros golpes a Sinaloa

Granera recordó que en el pasado la Policía han hecho importantes operativos que han diezmando la logística que el cartel de Sinaloa tenía en Nicaragua, como propiedades y medios de transporte acuático, terrestre y aéreo.

Durante el operativo de desmantelamiento del primer laboratorio narco en Nicaragua, la Policía detuvo a los mexicanos Alfonso Serrano, de 38 años y José Nogueda, de 25 años.

Además, fueron capturados los nicaragüenses Heidi Daniel Gadea Gómez, de 31 años; Rosendo Rocha Calderón, de 43, y José Aníbal Rodríguez, de 35.

Entre las sustancias que eran utilizadas para convertir las mentafetaminas, se encuentra una droga conocida como “speed”, “match” o “chalck” que también es llamada “hielo”.

Los narcos ocupaban también soda cáustica, tolueno, ácido sulfúrico, sedufederina avanzanalinica y otras sustancias cuya venta está prohibida.

El fiscal del departamento de León, Freddy Arana, adelantó que los cinco hombres capturados el jueves serán acusados hoy en calidad de coautores por la presunta autoría del delito de industrialización de sustancias psicotrópicas, cuya pena oscila entre los cinco y veinte años de cárcel.