•  |
  •  |
  • END

El alcalde Dionisio Marenco enfrentó ayer la primera protesta de dos federaciones sindicales de la comuna, que denunciaron supuestas irregularidades para hacer efectivo el reajuste salarial del 30% para los trabajadores, aprobado el año pasado por el Concejo.

Antes de que se iniciara la sesión del Concejo, el sindicalista Francisco Martínez subió al estrado para dirigirse a los concejales, y aseguró que la administración de la comuna quiere maniobrar con la aplicación del incremento salarial.

Dijo que a los 30 millones de córdobas aprobados por el Concejo --el 17 de diciembre pasado-- quieren aplicarles un 15% del pago del Seguro Social correspondiente a la patronal, así como el 2% para el Inatec, lo que vendría a mermar el reajuste salarial aprobado para los trabajadores.

El edil, al referirse al tema en el plenario, dijo que si se desea adherir cualquier otro tipo de prestación o cálculos sobre los 30 millones de córdobas, “este Concejo tendría que aprobarlo, por lo que yo diría que vean esto y nos dicen qué hacer”.

Como los sindicalistas insistieron en que no quieren que a esa partida se le quite lo del pago patronal del INSS y el 2% a Inatec, Marenco dijo: “Yo no tengo de dónde sacar más dinero, y a mi juicio lo que tenemos que hacer es aplicar lo que tenemos y seguir trabajando”.

Marenco, al hablar con los periodistas, dijo que todo salario --independientemente de la empresa, ya sea estatal o privada-- “lleva asociados costos indirectos automáticos que son el Seguro Social, las horas extras, bonos de antigüedad y las prestaciones que se han ido acumulando en los convenios colectivos”.

“Cuando me aprueba (el Concejo) 30 millones de córdobas, me están dando esa partida para todo lo que es ingresos, no me están dando treinta millones sólo para salarios”, dijo el edil, quien de paso minimizó cualquier posibilidad de que los trabajadores hagan un paro en la comuna.