Luis Galeano
  • |
  • |
  • END

Autoridades del Instituto de Desarrollo Rural, IDR, se burlaron de más de 50 trabajadores de la Dirección de Servicio a la Producción, DSP, pues les indicaron que “por orden presidencial” serían trasladados al Ministerio de Transporte e Infraestructura, MTI, junto a maquinaria, pero eso no ocurrirá. Documentos en poder de este medio demuestran que los puestos de estos empleados nunca fueron objeto de negociación.

Los trabajadores se presentaron ayer a END para pedir a través de este medio al presidente Daniel Ortega que se pronuncie sobre la negativa de las autoridades del MTI de absorberlos a como hicieron con la maquinaria, que pasó a manos de esa entidad desde julio pasado, entre la cual deberían estar dos camiones cisternas y un camión taller, pero que desde noviembre retiene el poderoso consorcio Alba de Nicaragua S.A, Albanisa.

“Queremos que el presidente Ortega nos diga la verdad, porque nos dijeron que no nos preocupáramos que íbamos para el MTI, pero ahora estamos en el aire y vemos que nos han engañado, porque nuestros puestos de trabajo nunca se garantizaron”, reclamaron los trabajadores que prefirieron seguir en el anonimato para evitar represalias.

Escritura pública es clara: “Solo equipos”

Sin embargo, un Testimonio de la ex directora del IDR, Josefa Torres, plasmado en la Escritura Pública No 16, elaborada por el notario Denis Castro Cabrera, el 23 de julio de este año, deja claro que de la DSP sólo pasaría a manos del MTI la maquinaria, nunca los trabajadores.

El Único punto del Testimonio dice que Josefa Torres: “En nombre y representación del IDR, ratifica en todas y cada sus partes, el nombramiento que se efectuó en esta ciudad con fecha 12 de marzo de 2009, donde se nominó a los miembros que integran la Comisión de Transferencia integrada por los siguientes funcionarios del IDR: Ingeniero Ricardo Somarriba, director de la DSP, Marvin Cortez, asesor legal, Julio César Nicolás, responsable de control de bienes, Alonso Espinoza, director de División Administrativa y Denis Cruz, auditor encargado”.

“Para que actúen en nombre y representación de la institución en la entrega de maquinaria y equipos de Caminos Rurales del IDR al MTI, nombramiento que se amplía también a toda gestión y/o negociación en que posteriormente a la culminación de esta entrega, tuviere que ventilarse situaciones en que deba estar involucrada nuestra institución”.

“¿Quiere decir que nos engañaron?”, preguntaron los trabajadores cuando vieron y leyeron la escritura en nuestro poder.

Indicaron que desde hace dos meses se encuentran en la incertidumbre de qué va a pasar, pero que la documentación mostrada les deja claro que fueron víctimas de engaños, pero ellos no saben si por parte de las autoridades del IDR o del mismo presidente Ortega, quien supuestamente había ordenado que fueran absorbidos por el MTI.

Ricardo Somarriba, al hablar con EL NUEVO DIARIO en días pasados, aseguró que los trabajadores van a ser absorbidos por el MTI, “pero esto es un proceso, no se puede hacer de un día para otro, y yo les pido a los compañeros que tengan calma, porque nadie va a quedar en el aire”.

El viceministro del MTI, Fernando Valle, dijo por su lado que el asunto de los trabajadores “se trata de un proceso lento en el que se debe preparar al personal, de manera que el traslado no cause un trastorno, además de que tenga el visto bueno del cooperante, en este caso Japón”.