• |
  • |
  • END

A las cinco de la tarde, dos horas después de lo previsto, inició el acto de la entrega de la Antorcha Centroamericana al presidente Daniel Ortega. Bajo un fuerte aguacero que dejó a todos los estudiantes completamente mojados, el mandatario dijo: “Era prácticamente difícil que empezáramos, ustedes fueron testigos de la rayería.”

Sin embargo, Ortega ingresó a la hacienda San Jacinto a las cinco de la tarde, y la lluvia inició minutos antes de las cuatro. Cuando comenzó a llover, los colegiales salieron en desbandada hacia los buses, ya que temían por su seguridad debido a los rayos que caían en el lugar.

Los paramédicos de la Cruz Roja sacaban a jovencitas desmayadas, que primeramente habían aguantado el sol de mediodía, ya que algunos colegios fueron citados desde la una de la tarde para recibir la “flama de la libertad”.

Otros estudiantes decían que era muy tarde y que sus padres los iban a regañar. La mayoría temía enfermarse por la lluvia que les cayó, y peor aún con el virus de la influenza humana que está circulando en el país.

Quedaron pocos en el acto

En la actividad participarían alrededor de cinco mil estudiantes, pero la mayoría abandonó la hacienda San Jacinto, quedándose para el final sólo unos 400 colegiales, totalmente mojados.

El Ministro de Educación, Miguel De Castilla, no quiso brindar declaraciones a los medios independientes, sólo sonreía al ver el relajo que se había formado en la casa-hacienda.

El acceso era restringido para los periodistas por un grupo de ciudadanos que vestían camisas rosado chicha. Al consultar porque sólo permitían el ingreso del Canal 4, Radio Ya y El 19, medios oficialistas del gobierno afirmaban que eran órdenes de arriba.

El acto inició con la lectura de un poema por parte de Rosario Murillo, luego el defenestrado presidente Manuel Zelaya y el historiador cubano Eusebio Leal, a quien le hacían señas de que cortara su discurso porque los estudiantes estaban abandonando el local.

El último discurso fue el del presidente Ortega, quien dirigió su mensaje a una pequeña delegación de la Federación de Estudiantes de Secundaria, FES.