• |
  • |
  • END

El clientelismo político en los programas de asistencia social impulsados por el gobierno representa un abuso a la dignidad de las personas, crea una nueva desigualdad social en Nicaragua y violenta los derechos humanos.

Así lo estimaron el vicepresidente de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, CEN, monseñor Abelardo Mata, y el vocero de la Curia Arzobispal de Managua, padre Rolando Álvarez, al reaccionar sobre las valoraciones que dio la semana el relator especial de Naciones Unidas para el Derecho a la Alimentación, Oliver De Schutter.

En conferencia de prensa, De Schutter expresó que temen que haya una politización e instrumentalización de la asistencia social, pues “existe la tentación de beneficiar a sus partidarios”, alentando el clientelismo político en la entrega de los bonos de programas como Hambre Cero y Usura Cero.

“La Iglesia siempre ha señalado que la preferencia de manera obvia a partidarios y simpatizantes de un partido político en los programas sociales del Gobierno no solamente crea una nueva desigualdad social en Nicaragua, sino que también es discriminatoria, lo cual violenta los derechos humanos”, expresó Álvarez.

Mata, por su parte, señaló que no se puede estar beneficiando a una parte de la población solo porque pertenece a determinado partido político, pues consideró que el Gobierno se debe a todos sin excepción. “Es un abuso a la dignidad de las personas beneficiarlas solo si tienen el carné de un partido”, apuntó.

Adolfo Hurtado, Director del Programa Especial de Seguridad Alimentaria y Nutricional de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, FAO, por su lado resaltó la importancia de detener el clientelismo político para evitar poner en juego la cooperación internacional.

Hurtado indicó ayer vía correo que a su parecer el manejo de los medios ante este tema debe ser más propositivo, en el sentido de buscar un consenso nacional en torno de la seguridad alimentaria.

“La actual situación abre una brecha para la realización de un pacto social, es una oportunidad que se abre y hay riesgos a los que nos enfrentamos si no alcanzamos una verdadera unidad nacional”, dijo Hurtado.

Juegan con el hambre y con los impuestos

Álvarez y Mata coincidieron en que la politización de los programas de asistencia social como Hambre Cero es una nueva manifestación de cómo ciertos sectores juegan con el hambre del pueblo, tal y como lo afirmaron cuando personas de la tercera edad y de escasos recursos ocuparon durante varios meses casi todas las rotondas de la capital en protesta por la crítica al gobierno de Daniel Ortega.

Sin embargo, el vocero de la Curia dijo que también “se juega con los impuestos de lo contribuyentes, quienes no pertenecen a un solo partido o ideología”. Incluso señaló que se está jugando con los recursos que países donantes destinan a la población nicaragüense.

El padre Rolando Álvarez hizo un llamado a los políticos para que revisen sus líneas de acción, pues aseguró que el principio de favorecer a los de un mismo grupo de tal manera que se crea un clientelismo político “es un desvalor de la política criolla”.

“Que revisen y evalúen los resultados (que tienen hasta el momento) y se van a dar cuenta de que sacarían más provecho si la cobertura (del programa social) fuera pareja”, recomendó.