Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

LEÓN

La problemática del transporte colectivo y selectivo en la cabecera departamental de León parece no acabar. Alrededor de quinientas unidades de taxis y dos cooperativas de rutas urbano-colectivas, amanecieron en paro general este viernes once de noviembre. Exigen que el edil Tránsito Genaro Téllez presida la mesa de negociaciones y revierta veinte concesiones de rutas otorgadas por el Concejo a la cooperativa León Santiago R.L.

El paro en el transporte se extendió hasta en horas de la tarde. Los transportistas han desconocido los acuerdos preliminares firmados por el señor Sergio Méndez, presidente de la Cooperativa de Buses Urbanos de León (Cobul) y representante del sector colectivo en las negociaciones; así como la firma de Ramón Coulsons, representante de la Unión de Cooperativas de Taxis en León.

“El pliego de peticiones se centra en la anulación de las veinte concesiones de rutas otorgadas de manera anómala a la cooperativa León Santiago R.L., queremos negociar con la Comisión Municipal de Transporte y los concejales, pero con la finalidad de que se respeten los acuerdos”, dijo el taxista Jaime Escobar.

El taxista Paulo Sánchez, representante de la cooperativa de Taxis “Rigoberto López Pérez”, señaló que los transportistas no pueden permitir arbitrariedades por parte de la comuna.

Teodoro Sánchez, vicealcalde de León, expresó que dos o tres cooperativas de transporte urbano colectivo están irrespetando los acuerdos firmados el pasado miércoles, “son inconscientes e intransigentes, deberían resolver sus peticiones en la mesa de negociaciones, ahora quieren que el alcalde Téllez presida las negociaciones”, dijo.



Policías y buseros chocaron en León

Redacción Central
Un enfrentamiento se protagonizó la noche de ayer entre los transportistas en paro de la ciudad de León y los agentes del orden. Según una televisora local, el hecho se dio frente al restaurante Caña Brava, donde los reclamantes tienen colocados tranques en la entrada y salida de la Ciudad Universitaria.

La Policía de León desplegó las fuerzas antimotines, lo que provocó un ambiente de tensión entre la población cercana. Otra medida que se tomó fue el cierre de los restaurantes y hoteles cercanos a la zona de conflicto para evitar daños a la propiedad. Se conoció que los transportistas cargaban piedras y palos a sus unidades, y algunos portaban hasta machetes.