•  |
  •  |
  • END

Ni la Junta Directiva del Sindicato se salvó de la barrida que hizo la dirección ejecutiva del Instituto de Desarrollo Rural, que mandó al desempleo en un solo día a por lo menos 87 empleados aprovechando el período de vacaciones de Navidad y Fin de Año.

El único argumento que esgrimió la dirección ejecutiva del IDR para fundamentar los despidos, fue “la reestructuración de la institución”, según indican las cartas de despidos entregadas a cada uno de los cesanteados el propio 22 de diciembre, minutos antes de finalizar la jornada laboral.

EL NUEVO DIARIO consultó al Instituto de Desarrollo Rural sobre la denuncia de los despidos masivos, pero ningún funcionario respondió las consultas. Una funcionaria de administración que se identificó como Violeta, fue la única que contestó las llamadas y prometió que en 15 minutos tendría una respuesta tras consultarlo con sus superiores. Como ya es costumbre, en las instituciones gubernamentales, la respuesta nunca llegó.


Represión sindical
Lo curioso del caso es que la mayoría de los despedidos había estampado su firma en respaldo a un pliego petitorio de beneficios laborales, que un día antes la Junta Directiva del Sindicato de Trabajadores del Instituto de Desarrollo Rural, afiliado a la Central Sandinista de Trabajadores “José Benito Escobar”, había entregado a la patronal.

Pero aún más, ni el propio hermano del héroe sandinista y líder sindical “José Benito Escobar” se salvó de la barrida. Praxistele Escobar, coordinador del Programa de Fondeca, formó parte de la larga lista de despedidos. “Se trata de una represión sindical”, aseguró el licenciado Gustavo Luna Jiménez, secretario general del sindicato y el primero en recibir la carta de despido.

Ignacio González, secretario de actas y acuerdos del Sindicato de Trabajadores del IDR, denunció que la señora Juana María Büschting, Secretaria del Consejo Directivo del Instituto de Desarrollo Rural, ha desatado una fuerte campaña contra la organización sindical, y obligado a renunciar a varios empleados, entre ellos, la directora de Asesoría Legal, Mirna Delgadillo Castro.


Más despedidos
Los directivos sindicales denunciaron que después de los 87 despedidos el pasado 21 de diciembre, la semana pasada fueron despedidos 20 empleados más, y existe una lista mayor de propuestos para ser corridos.

“No nos explicamos los argumentos de reestructuración, si fuese así, las vacantes dejadas por los corridos no tendrían que ser llenadas”, aseguró González, quien detalló que la dirección del IDR está contratando a nuevo personal con mayores salarios, y hasta en cargos que no existían.

“Hay nuevas contrataciones con altos salarios y obviando el debido procedimiento de la Ley de Servicio Civil y Carrera Administrativa”, dijo González, para quien es inaceptable que mientras se pretende eliminar los beneficios y derechos contractuales, se contrate personal a sabiendas de que en la institución hay profesionales altamente calificados, que pueden ocupar cargos de dirección vacantes.

Según González, el despido de personal afectó a los programas Polos de Desarrollo y al Programa Lechero, cuyo personal fue totalmente barrido. Otro programa que quedó tambaleante debido a que la mayoría de su personal fue corrido, es el conocido como PRPR. “Están argumentando que los programas van a cerrar por falta de financiamiento, pero tenemos conocimiento de que los programas tienen garantizados fondos para todo 2008”, señaló el dirigente sindical.