Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

REDACCIÓN CENTRAL/CABLES

La presencia de combustible venezolano vendido en el mercado salvadoreño por alcaldías del izquierdista Frente “Farabundo Martí” (FMLN) ha provocado diferentes reacciones en ese país, donde la población se muestra dividida entre las necesidades económicas y la desconfianza política hacia Hugo Chávez de cara a las elecciones generales del próximo año.

Según un reportaje a fondo publicado por el diario salvadoreño El Mundo, el primer cargamento de combustible venezolano enviado desde Caracas vía Managua a San Salvador, entró al país entre el 23 y 31 de diciembre del pasado año; otro cargamento llegó esta semana a ese país centroamericano, y según los socios del proyecto, se espera que en los próximos meses entren mayores cantidades de derivados del petróleo procesado.

El producto llegó a ese país mediante una asociación de 15 alcaldías en poder del FMLN, que sellaron una alianza empresarial con la gigante venezolana Petróleos de Venezuela Sociedad Anónima, para crear la empresa local Alba Petróleo de El Salvador.

Alba Petróleo está formada por la Asociación Intermunicipal de Energía para El Salvador (Enepasa, los alcaldes) y PDV Caribe, una filial de PDVSA, para que el gobierno venezolano les venda combustible.


Lo mismo que Albanisa
Ayer los principales periódicos del país destacaron que las alcaldías beneficiadas ya han empezado a adquirir los réditos de la venta del combustible, pero al mismo tiempo iniciaron a endeudarse al comprometerse a pagar el 60 por ciento del producto en 90 días y el resto a 23 años al uno por ciento de interés, casi en los mismos términos de comercialización con que Venezuela le entrega petróleo a Alba Petróleo de Nicaragua Sociedad Anónima (Albanisa).

La llegada del combustible, de hecho, ya ha comenzado a agitar las aguas políticas de cara a la campaña electoral que inicia este año y culmina en 2009 con las elecciones de alcaldes, diputados y presidente.

Cinco alcaldías que constituyeron Enepasa se retiraron de ese plan, debido a que las comunas ya no son gobernadas por el FMLN. Las alcaldías que ya no están agremiadas son las de Santo Tomás, Santa Elena, Usulután, Tecapán y Cojutepeque. Las cinco municipalidades pasaron a manos de Arena (partido gobernante).

“Como Arena está en contra de proyectos que beneficien al país, sacaron a las alcaldías”, dijo Nicolás Barrera, ex alcalde del FMLN por Santa Elena y coordinador de Alba Petróleo en Usulután.

En un foro de comentarios del periódico La Prensa Gráfica se hizo la pregunta a los lectores “si veían positivo que El Salvador comience a usar combustible venezolano como medida para reducir el impacto de los altos precios del combustible a nivel mundial”.


Población dividida
Las respuestas muestran a El Salvador dividido entre quienes apoyan cualquier iniciativa que ayude a paliar la crisis económica provocada por el petróleo, y entre quienes desconfían de la ayuda venezolana del presidente Hugo Chávez, sobre todo por la cercanía de las elecciones de 2009.

“Este negocio ilícito, corrupto, se repite en todos los países en donde Hugo Chávez hace regalías, llámese Bolivia, Nicaragua, Argentina y ahora en nuestro país. Debemos hacer una denuncia ciudadana para que escarmienten los rojos. ¿Qué destino tomarán esos fondos? Con esos fondos pueden perfectamente encubrir otros y mayores fondos, para ser utilizados para fines de campaña y desestabilizar al país”, dijo un lector evidentemente receloso de Chávez.

Pero muchas otras respuestas expresaban positivamente la buena noticia del combustible más barato, ya que debe saberse que el petróleo venezolano está siendo vendido 30 centavos de dólar más barato a como lo venden las transnacionales norteamericanas instaladas en el mercado salvadoreño: 3.38 contra 3.70.

“Excelente. Todo lo que beneficia al país, a su gente, especialmente a los que dependen de combustibles para trabajar, para transportar productos de primera necesidad, lo cual permite si no bajar los precios de los productos, al menos mantenerlos, es bienvenido. Podemos no estar de acuerdo con el FMLN o con el comandante Chávez, pero si esta acción beneficia a miles de salvadoreños, ¿por qué estar en contra?”, escribió otro lector.

Además, los medios ayer divulgaron imágenes donde se veía a conductores llenar sus tanques en las gasolineras de “bandera blanca” (sin marcas internacionales) y en algunos casos, llenando recipientes extras.


Si es más barato...

Óscar Omar Hernández, transportista, reconoció a un periódico local la bonanza del precio pagado. “Está más bajo. Está más cómodo. Hay una reducción considerable. Sale mejor echar aquí”, dijo, al igual que otros clientes entrevistados que minimizaban la procedencia del combustible: “De China comunista puede venir, pero si es más barato, no hay problemas”, dijo otro hombre.

Pero si la noticia de la venta del combustible ya ha agitado a los consumidores, la noticia de la instalación de tanques para un almacenamiento mayor del producto venezolano, según reportes noticiosos de ese país, creó “preocupación y alerta entre las empresas petroleras y los sectores políticos opuestos al FMLN”.

Según diversos medios, el presidente de la Asociación Intermunicipal Energía para El Salvador (Enepasa) y alcalde de Soyapango, Carlos Ruiz, reveló que ya se tiene el permiso ambiental del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN) para iniciar la construcción de los tanques, aunque declinó detallar cómo o quiénes financiarán el proyecto.

“Nosotros estamos trabajando el patio de tanques ahí, en Acajutla (puerto en el Pacífico). Nosotros ya iniciamos el procedimiento, es decir, ya tenemos los permisos principales en marcha, y estamos trabajando”, dijo Ruiz, quien confirmó que mientras tanto, el combustible llegará vía terrestre desde Puerto Corinto (Nicaragua).

La empresa mixta, que espera importar unas 30 pipas cada mes, cada una con capacidad de 7,500 galones, fue constituida en 2006 por alcaldes del FMLN y la estatal Petróleos de Venezuela S.A. (PDVSA), como parte del programa Petrocaribe que impulsa el presidente venezolano Hugo Chávez en Latinoamérica.

La infraestructura en Acajutla almacenará 350,000 barriles “para diversos tipos de combustibles, ya que ésta es una empresa que busca contribuir con la economía del país, y tenemos que prepararnos para ese fin”, reveló Ruiz.


La competencia
La venta de diesel proveniente de Venezuela a precios menores que los del mercado ha dejado en desventaja al resto de distribuidores de combustibles, según explicó el vocero de la Asociación Salvadoreña de Distribuidores de Petróleo (ASDPP), Julio Villagrán.

“Entendemos que Albapetroleo tiene todos su permisos de importación, y su mercado son estaciones de bandera blanca. Hay algunas que ya están comercializando producto desde el 23 de diciembre”, dijo Villagrán.

La ASDPP espera que la entrada de este nuevo competidor provoque que las petroleras que surten al país -—Esso, Shell, Texaco y Puma-— modifiquen también sus precios. “Mientras haya más importadores y más opciones de compra, los precios pueden mejorar, esa es la idea”, afirmó Villagrán.

Agregó que como ASDPP están abiertos a que ingrese más competencia. “El precio ya provocó reacción, el problema que se está dando es que las de bandera tradicional se están viendo en desventaja, algo deberían hacer las petroleras tradicionales para mejorar su precio”, insistió, mientras fuentes periodísticas citaban a personeros anónimos de las transnacionales “en completo estado de alarma por la influencia chavista en el mercado y la política interna”.