•  |
  •  |
  • END

El ministro de Energía y Minas, Emilio Rappaccioli, reveló que fue Alba Caruna la que financió la compra de los activos de la Distribuidora Nicaragüense de Petróleo, DNP, la parte privada de Petróleos de Nicaragua (Petronic) que estaba en manos de Glencore.

Rappaccioli brindó estas declaraciones ayer en las instalaciones de la estatal Empresa Nicaragüense de Electricidad, ENEL, adonde asistió a la firma del contrato para las obras de construcción de la Planta Hidroeléctrica Larreynaga.

“Fue un préstamo de Caruna (Caja Rural Nacional). Lo informó la misma Caruna, el mismo Glencore y entiendo que también Petronic”, dijo Rappaccioli a los periodistas, al recordar que fue una operación de 50 millones de dólares para Albanisa.

“Sí, se va a contratar los servicios de Petronic, que es lo que entendemos que va a suceder”, agregó Rappaccioli, al explicar que una vez comprada a Glencore la parte privada de Petronic, ahora será esta última firma estatal la que administre estos activos, que siguen siendo privados, pero ahora de Albanisa.

De acuerdo con el titular del Ministerio de Energía y Minas, MEM, la operación de la nueva empresa no necesita del permiso de los diputados de la Asamblea Nacional para operar debido a que las leyes, las cuales no precisó, le dan la facultad a esa cartera para regular dichos acuerdos, por lo que las gestiones para iniciar operaciones tendrían que hacerse ante las autoridades de ese ministerio.

Martínez Tiffer: Plantas eran del Estado

El presidente de ENEL, Ernesto Martínez Tiffer, reveló por su parte que en un inicio las plantas de generación eléctrica que arribaron al país un mes antes que asumiera el presidente Daniel Ortega, llegaron directamente para ser operadas por el Estado, pero, luego, por órdenes del mismo mandatario, se decidió que fueran del grupo privado Alba de Nicaragua S.A. (Albanisa).

“En un principio fue del Estado, pero después pasó a manos de una empresa mixta (Albanisa, compuesta por Pdvsa de Venezuela y Petronic)... En un principio, ustedes saben, llegaron las plantas y no se sabía quién las iba a manejar. Había que efectuar el montaje, y por decisión de nuestro presidente fue ENEL, después las cosas llegaron a su arreglo”, declaró Martínez Tiffer.

Rappaccioli y Martínez Tiffer reconocieron que el personal de ENEL y de la estatal Empresa de Transmisión Eléctrica, Enatrel, estuvo al frente de la instalación de las plantas “Hugo Chávez” y “Che Guevara”, sin embargo, ahora aseguran que son privadas.