•  |
  •  |
  • END

En el primer semestre de 2009, comparado con los registros del año pasado, las violaciones en menores de 18 años incrementaron un 16 por ciento, según los datos de las comisarías de la Mujer y Niñez, señaló Marvin Mayorga, miembro del Movimiento contra el Abuso Sexual, MCAS, que inició una campaña para concienciar a la población sobre la problemática.

“Cada día alarma más el incremento de este delito contra niñas y niños y adolescentes del país. En 2008 se registraron 3 mil 214 denuncias en la Comisaría de la Mujer, y en lo que va del primer semestre de este año se han registrado 1 mil 863 denuncias de delitos sexuales en menores de 18 años. Esto deja ver un 15.93 por ciento más que en el primer semestre del año anterior”, dijo.

Las cifras reflejan que mensualmente se reportan a las autoridades un promedio de 310 violaciones, lo que significa al menos diez violaciones diarias. “Éstas son las que son denunciadas, pero consideramos que existe un subregistro que podría superar esta cifra”, señala Mayorga.

Indicó que la problemática es grave, como también lo es el tratamiento que recibe la afectada, ya sea por la revictimización durante las indagaciones, o por el retardo de justicia. Una justicia con resoluciones que tiene muchas atenuantes para el abusador sexual, quien puede “negociar” la pena de su delito.

“Las niñas, niños y adolescentes que sufren abuso sexual no sólo sufren un daño irreparable a su integridad personal, sino además, cuando interponen denuncia, viven una condición revictimizante que hace aún más compleja la secuela traumática”, explica.

María Teresa Crepín, también miembro del MCAS, mencionó que están estableciendo comunicaciones con las jefas de las comisarías para trabajar en conjunto y realizar capacitaciones que les ayuden en el tratamiento de las víctimas.

“También realizamos coordinaciones con el Ministerio Público para poder trabajar juntos en el tratamiento de la temática e intercambiar información al respecto”, dijo, agregando que es necesario ver el tratamiento del carácter investigativo.

Por tal situación el MCAS demanda al Estado nicaragüense que sus instituciones formulen y apliquen una estrategia pública y conjunta de protección, detección, detención y sanción al abuso sexual contra la niñez y la adolescencia.

Demanda también el cumplimiento del Protocolo de Actuaciones en situaciones de violencia intrafamiliar y abuso sexual suscrito por las instituciones del Estado el 20 de febrero de 2003. También que se ponga énfasis en la no reprogramación de juicios y audiencias, facilitando condiciones a las víctimas para su participación durante todo el proceso, quienes muchas veces tienen que movilizarse desde lugares alejados.