•  |
  •  |
  • END

Más acciones y menos discursos, o al menos acciones coherentes a los discursos del presidente Daniel Ortega, es lo que esperan los ambientalistas de Nicaragua para que se dé respuesta a las deudas ambientales existentes, entre ellas la contaminación del Gran Lago de Nicaragua
Kamilo Lara, reconocido ambientalista, manifestó que el Lago de Nicaragua (Cocibolca) está potencialmente contaminado, pero evitó ser categórico, pues señaló se están dando acciones en algunas municipalidades que no pueden obviarse.

“Por ahora la contaminación del Lago no es alarmante, pues su tamaño es diez veces mayor que la contaminación, pero ojo, esto no quiere decir que no debemos tomar acciones o que dejaremos las cosas en el rumbo que van, pero tenemos tiempo para mejorar, lo que se hace comenzando por definir el uso o los usos exactos del Lago Cocibolca”, comentó Lara.


¿De qué lo cuidaremos?
El ambientalista dijo que el definir los usos para el Gran Lago permitirá determinar cuáles son las acciones negativas, y definitivamente estará en manos del Estado no autorizarlas, sobre todo ahora con la entrada en vigencia de la Ley de Aguas.

“Si pretendemos que el uso del agua del Gran Lago sea el consumo humano, no podemos continuar brindando permisos para desarrollar el cultivo de tilapias dentro de él, tampoco podemos permitir la ganadería extensiva o el cultivo de arroz, pues esto repercute de forma negativa si pretendemos que su uso sea calmar la sed”, declaró Lara.


El agua del Lago como eje de desarrollo
El doctor Salvador Montenegro, del Centro de Investigaciones de los Recursos Acuáticos (CIRA) expresó --en un artículo publicado en EL NUEVO DIARIO-- que el agua del Gran Lago tiene muchos valores: ecológico, ambiental, cultural, social, estratégico y económico, entre otros, pero que este último valor podría convertirse en un eje de desarrollo para Nicaragua en un futuro cercano.

“La producción de agua en el Gran Lago ha sido cuantificada por el Ineter. En promedio por cada segundo el lago descarga 478 metros cúbicos de agua a través del río San Juan. En un segundo, ¡casi medio millón de litros de agua abandonan el Gran Lago! Es decir, cada día como promedio se produce 41 millones 299 mil 200 metros cúbicos de agua”, expresa Montenegro.

De acuerdo con el artículo, el valor de mercado del agua potable en Nicaragua, establecido por el INAA y Enacal (cifras del Banco Central) es de C$ 14,6761 por metro cúbico (1,000 litros), valor promedio para uso industrial en 2005. Es decir, en un día cualquiera promedio, el Gran Lago Cocibolca es capaz de generar valor económico por 606 millones 111 mil 189 córdobas (casi 32 millones de dólares), hablando solamente del valor de mercado del agua potable” señala el doctor Montenegro.

“¿Qué otro negocio podría desarrollarse en Nicaragua que reditúe 31 millones de dólares por cada día de operación? Si esto parece irreal, naturalmente, habrá que hacer muchas inversiones si algún día Nicaragua entra al mercado internacional de suministro del bien más preciado en el mundo actual: agua limpia. La exportación sostenida del excedente de nuestra agua, por modesta que sea, debe constituirse en atractivo eje de desarrollo para Nicaragua”, manifiesta Montenegro.


Patrimonio de la Humanidad
La Asociación de Municipios del Gran Lago de Nicaragua (Amugran) firmó una declaratoria de protección al mismo, y está apoyando la propuesta --gestionada por la municipalidad de Granada, sin que hasta la fecha prospere-- de que el Cocibolca sea declarado Patrimonio de la Humanidad.

La ciudad de Granada propuso ante la Unesco, en 2003, su petición para ser proclamada, junto al gran lago Cocibolca, Patrimonio de la Humanidad, como sitio mixto, para de esta forma proteger su casco urbano y su patrimonio natural.

Es importante mencionar que la cuenca del Cocibolca contiene más de un treinta por ciento del territorio nacional y casi el setenta por ciento de su población. El Lago tiene un área de ocho mil kilómetros cuadrados y está considerado como el principal cuerpo lacustre de Centroamérica.