•   PUERTO CABEZAS  |
  •  |
  •  |
  • END

Las oficinas del Ministerio del Ambiente y Recursos Naturales, y de la Procuraduría, quedaron reducidas a cenizas, en cuestiones de minutos, luego de que un voraz incendio abrasara las infraestructuras, sin dar lugar para sacar nada de las oficinas.

Según el jefe de los Bomberos en esta ciudad, Subcomandante Carlos Largaespada, a eso de las tres y veinte minutos de la tarde ellos recibieron el aviso de que había un incendio frente a las oficinas del Inafor, y lograron movilizarse de manera inmediata con tres medios técnicos y un medio portátil, más 11 bomberos.

Al llegar al lugar, según relata el jefe bombero, las llamas ya habían cubierto por completo el inmueble de madera, por lo que ellos se dieron a la tarea de evitar que el fuego se propagara hacia las viviendas cercanas al lugar del incendio.

“La infraestructura de madera, sumada a más de veinte años de depreciación, hizo que el fuego se propagara con suma facilidad y no diera mucho tiempo para apagarlo, a tal grado que cuando llegamos el fuego tenía entre 15 y 20 minutos de haber iniciado”, expresó el subcomandante Largaespada.

Los informes preliminares indican que 600 metros cuadrados de madera fueron reducidos a ceniza sin que se pudiera decir, anoche mismo, qué pudo haber provocado el siniestro, el cual se presume pudo haber iniciado en el costado sur del edificio.

Anoche, a las siete, bomberos y miembros de la Policía aún trabajaban en las labores de escombreo, y dijeron que para hoy sábado era probable que pudieran tener una versión sobre lo que pudo haber provocado las llamas que dejaron a los personeros del Marena y de la Procuraduría sin locales.

Cabe señalar que se trata del tercer incendio en lo que va del año, y segundo en menos de dos meses. En ninguno fue posible sofocar el fuego a tiempo. El trabajo de los bomberos se ha concentrado en tratar de evitar que el fuego se propague a las casas vecinas, lo que ha dado resultado.

Otro aspecto importante del Cuerpo de Bomberos en Bilwi es que éstos han dependido históricamente de países amigos que han donado viejas unidades, las que llegan a esta ciudad a dar sus últimos suspiros de vida. Allí los bomberos se convierten en mecánicos de clase doble A para poder mantener en buen estado las unidades.

En Siuna, Bonanza, Rosita, Mulukukú, Alamikamba y Waspam no existe Cuerpo de Bomberos, razón por la cual cuando aparecen las llamas, lo más probable es que los esfuerzos de la población no sirvan de mucho para ayudar a sofocar el fuego.